READ IN: English

Si existe alguna religión estética que hayamos profesado a lo largo de este año, dándole gas y vibración en la carrera de las microtendencias, esa es la del bikercore o motorcore. Ya sea debido al movimiento «Motomami» de Rosalía, a la influencia de los iconos pop o al creciente interés por la Fórmula 1, el estilismo global ha sido definido por todo ese universo del motor en el que hemos vivido.


Puede que Balenciaga y el «bikercore» hayan sido los dos ejes sobre los que se articulasen las narrativas de la moda en 2022, evocando los mismos sentimientos de libertad, escapismo y frescura que suscitan las motos. Dos tendencias potenciadas por las nuevas generaciones que han inundado desde realidades online hasta la vida real, mediante siluetas y códigos inspirados en los deportes de motor. Todo un imaginario que ha sido englobado por el «motorcore«, o fuente estética que bebe de la protección.

RACER REVIVAL

En medio de todo ese escenario de peligro, carreras y velocidad extrema, se proyecta una estética de carácter andrógino que danza entre lo masculino y lo femenino, y declina en piezas de cuero, cascos, guantes de motorista, botas hasta el muslo, monos de piloto o bikers oversize. Un estilo que conecta con la permanente obsesión de los diseñadores por la dicotomía entre la delicadeza y la dureza, o la agresividad y la vulnerabilidad, reinterpretada en la pasarela por Chanel, Alexander McQueen, Balenciaga, Diesel, Balmain o KNWLS.

En este sentido, según el portal de previsión de tendencias globales WGSN, el #RacerRevival ha sido impulsado por iconos de la cultura pop como Julia Fox, Dua Lipa, Bella Hadid o Kim Kardashian, y la nostalgia del rock’n roll del año 2000. Porque la nostalgia sigue permaneciendo en el núcleo de creación.

El motorcore ha llegado así a erigir durante 2022 todo un imaginario contemporáneo de monos acolchados adornoados con logotipos o prendas “secondskin” como pasamontañas ignífugos y tops ajustados que regulan la temperatura. Piezas clave que las tribus urbanas combinan con gafas deportivas envolventes con las que cerrar el look enigmático con el que uniformarse para el apocalipsis.

Newsletter