READ IN: English

La colección de A.W.A.K.E., una estructura narrativa en tres actos, condensa una estética casi irreconciliable unida solo por un estilo minimalista y pulido.

A.W.A.K.E. FW19

La primera parte de la colección condensaba el mayor cuidado y savoir fairepor la estructura de las piezas y los tejidos. Entre las prendas clave, encontramos abrigos acolchados de piel negros, vestidos elásticos de rayas finas y pantalones de cuero que nos evocaban la estética de la película Matrix. Estos últimos han sido sin duda los grandes protagonistas, un toque de travesura moderada y prudente entre siluetas elegantes y paletas de colores neutros.

Tras varios looks, las luces del espacio en que tuvo lugar el show se apagaron y la música dejó de sonar. Un plot twist para dar pie a la segunda parte, donde los tartanes, las levitas y los estampados botánicos fueron los elementos centrales. Este segundo acto llevaba por bandera la huella de Natalia Alaverdian, directora creativa de la firma. La segunda parte fue muy yo, lo que yo tengo dentro, una locura, comentaba. Fue quizá el juego de escotes (uno de ellos, incluso, por debajo del pecho) lo que más concentraba ese punto de locura al que se refería la diseñadora.

La tercera y última sección repitió, al igual que la primera, al legendario grupo Underworld como banda sonora. Esta tercera parte destacaba por unos marcados aires punk, piezas deconstruidas y prendas híbridas. Se repitió el tartar y se incluyó con mayor fuerza la pana. Pero a pesar de insistir en ciertos tejidos y texturas, nada tenía que ver con las prendas de la primera y segunda parte.

A.W.A.K.E. FW19

Quería mostrar que había una realidad dentro de una realidad dentro de una realidad“, especificaba Alaverdian. “Quería que pareciera que eran realidades diferentes entre sí”. La idea de A.W.A.K.E. ha sido, sin duda, arriesgada. Condensar en un mismo desfile tres pequeñas colecciones tan diferentes unas de otras tiene ese punto de excentricidad que tan beneficioso resulta en la industria de la moda; sin embargo, construir una identidad fuerte y fácil de identificar y de asociar con la marca es un must básico que A.W.A.K.E. ha dejado atrás.