READ IN: English

A ritmo de una banda sonora de violines, y una primera fila llena de estrellas internacionales, acaba de concluir el 51º desfile de alta costura de Balenciaga, quizás el más emocionante de la semana. Y todo ha sido culpa de las estrellas invitadas al desfile, pero no para verlo, ¡sino para desfilar! Si si, como lo lees, Kim Kardashian, Dua Lipa y Nicole Kidman han debutado como modelos para Balenciaga en su colección de Alta Costura.

Nuevamente, en el elegante Salón de Cristóbal Balenciaga, Demna ha presentado una colección repleta de piezas ceñidas características de la marca, vestidos de gala dramáticos, glamour puro y artesanía impecable. Era muy difícil no hacer de ello un momento viral con la presencia de tantas celebridades, y la aparición de prendas de alta costura rompedoras, confeccionadas con tejidos reciclados. Los accesorios tampoco han dejado indiferente a nadie. Los bolsos recuerdan a altavoces portátiles y los relojes se usan de pendientes y collares. No podían faltar tampoco los guantes de ópera y las medias tupidas en color negro, a juego con los zapatos de punta.

Modelos enmascarados con cascos negros empiezan a desfilar, continuando con el discurso sobre el anonimato tan querido por el diseñador georgiano. Los seres anónimos de Demna lucen trajes de goma y vestidos que se ajustan como si fuesen una segunda piel.

En la segunda parte del desfile, el vaquero y la ropa de estilo Street style se vuelve protagonista de la pasarela. Aquí, una vez más, Demna Gvasalia ha querido darle la vuelta y romper con lo establecido. El diseñador crea piezas de marca como la parka de Helly Hansen y una chaqueta bomber de Alpha Industries para la que utiliza tejidos reciclados, algo muy poco frecuente en el mundo de la Alta Costura, donde el tejido es algo significativo.

Tras este momento rompedor, un vestido rojo se encarga de abrir el camino a las caras conocidas y al color. Colas largas, vestidos de plumas, faldas voluminosas, a incluso vestidos de noche en colores pastel nos recuerdan a los años 50.

De repente, el séquito de celebridades aparece. Dua Lipa lo hace con un vestido amarillo limón, Nicole Kidman con un modelo en plata, y Naomi Campbell envuelta en un vestido negro majestuoso. Law Roach, estilista de Zendaya, la aplaude según pasa. A continuación aparece Bella Hadid con un modelo en tono verde, abultado por delante y corte mini en la parte de atrás. Kim Kardashian también hace su debut en la pasarela, bajo la atenta mirada de su hija North y su madre Kris. Como es habitual, el desfile se cierra con el traje de la novia, envuelta en un mullido vestido en tono blanco con bordados que destellan.

Tras desvelarse la colección, otra vez más es inevitable pensar en la maestría con la que Balenciaga consigue acaparar todos los titulares cada temporada. La marca, sea para mal o para bien no deja indiferente a nadie. En este asunto hay dos tipos de personas: los que apoyan que gente como Kim K o Nicole Kidman desfilen para una marca de alta costura, y los que ven esto como un detrimento al valor y la propuesta de una marca con legado. ¿Tu de qué lado estás?

Por cierto, Balenciaga ha inaugurado su primera tienda de Alta Costura en París. Te contamos todo aquí.

Newsletter