READ IN: English

Bululú y el Festival de Málaga han ido de la mano en la celebración que tuvo lugar la noche del pasado viernes, tras la multitudinaria gala de inauguración del Festival. Los rostros más conocidos y también los talentos emergentes del panorama cinematográfico, artístico y cultural de nuestro país, se dieron cita en Soho Boutique de Santa Catalina de la ciudad andaluza, donde se produjo el encuentro del cine con el arte y la cultura para celebrar juntos el acto de apertura del festival que este año cumple su vigésimo quinta edición.

El cine, que nos ayuda a ser capaces de ver que puede haber luz a pesar del momento de extrema oscuridad que atravesamos debido al conflicto bélico en Europa; se unió anoche a la música y al arte para conmemorar el importante veinticinco aniversario del Festival de Málaga, que desde su nacimiento ha contribuido a favorecer la difusión y promoción de la cinematografía española y, que sin duda, se ha convertido en un referente imprescindible a nivel nacional e internacional favoreciendo no sólo el desarrollo del cine español, sino también el de Málaga como ciudad abierta y cultural.

El entorno histórico del Castillo Santa Catalina, antigua fortaleza del siglo XVII declarada Bien de Interés Cultural y, actualmente, reconvertida en hotel de lujo  por el grupo Soho Boutique Hotels, acogió el cóctel Bululú al que no faltó nadie.

Entre los más de doscientos invitados a los que el impresionante entorno del Hotel Castillo dio la bienvenida iluminado por la luz magnética de la luna llena, pudimos ver a personalidades tan relevantes para la industria como Eduardo Campoy compartiendo mesa con Hamza Zaidi y Cayetana Guillén Cuervo. La actriz Paz Vega junto a Itziar Castro, vestida en plata, compartiendo risas con Alex Saint y Stephanie Cayo vestida de rosa contrastando con María León, deslumbrando en rojo. Músicos emergentes como Guitarricadelafuente se mezclaron con productores de renombre como Daniel Guzmán o actores como Carlos Bardem.

Bululú, experimentada plataforma que desde su inicio contribuye al desarrollo y al progreso no sólo del cine, sino del arte y la cultura españolas, ofreció este cóctel post-gala de la mano del Festival de Málaga propiciando así el encuentro entre sus invitados, generando lazos y nuevas alianzas, el intercambio de ideas, y estimulando la colaboración entre los diferentes ámbitos artísticos presentes en esta ocasión.

En palabras del director del Festival de Málaga, Juan Antonio Vigar, fue «una noche memorable, sobre todo por la diversidad de los asistentes, cada uno en un momento especial y único de sus trayectorias artísticas, que consiguieron generar una energía mágica e irrepetible.»

Y hablando de cine… Llegan las obras inéditas de la Nouvelle Vague a Cines Renoir.

Imágenes de @pepinomarino
Newsletter