READ IN: English

Celine revive la estética de la clásica mujer parisina que Vogue veneraba hace décadas.

Celine FW19

En su tercera presentación para la casa, Hedi Slimane repitió el Palacio Nacional de los Inválidos de París como escenario para dar a conocer su nueva colección. Se trata de una propuesta que rompe con la polémica que tuvo su debut en la firma francesa, que le valió un aluvión de críticas por “traicionar el legado” de Phoebe Philo, y se acerca más al ADN de Celine. Mientras que la temporada anterior se inspiraba en las fiestas y el new wave, esta vez Slimane bucea en lo burgués. La sobriedad y la elegancia que se aclamaba hace medio siglo ha sido ahora la fuente de inspiración para el diseñador.

Celine FW19 reintroduce las prendas más clásicas con aires victorianos. Las modelos lucían pantalones culottes, faldas plisadas, cuello alto y blusas de época con lazada. Una elegancia sin estridencias que evocaba en algunas piezas la estética de la equitación y la hípica propia de las clases altas. Los vestidos largos y las chaquetas de tweed añadían más femineidad a una apuesta por la icónica mujer made in Celine. Todas las modelos desfilaban con gafas aviador que daban continuidad a los looks y un punto enigmático y chic al resultado. No es el único accesorio con ha pisado con fuerza la pasarela – los sombreros, el bolso-bandolera con el logotipo tradicional de la casa o el cinturón con hebilla dorada prometen convertirse en piezas clave.

Pero a pesar del clasicismo de época, un toque rebelde brillaba en algunas prendas de aire glam rock. Lentejuelas, animal print y trajes ceñidos se han encargado de interrumpir la monotonía sin romper con la identidad de la colección, basada en tonos otoñales como grises, ocres y marrones. El negro, esta vez, ha quedado en un segundo plano.

Celine FW19 

Con esta nueva colección, Hedi Slimane ha cambiado completamente el chip para adaptarse a Celine y evitar la horda de críticas que ya sufrió hace unos meses. Y lo ha conseguido: esta vez, los eruditos de la industria se han mostrado no solo conformes, sino deleitados con la nueva propuesta del diseñador y el retorno de la burguesía parisina.