READ IN: English

La adquisición de Tom Ford por Estèe Lauder podría potenciar y encumbrar las ganancias del Grupo Zegna. Y es que, la compra del imperio Ford por 2.800 millones de dólares, y del 15% de sus acciones, hará que el grupo se encargue de la distribución de prácticamente todos los artículos o categorías de la marca de culto.

Ermenegildo Zegna ha comprado así todas las operaciones de moda de Tom Ford, la mayor ganancia para un grupo que, en un año clave por su salida a bolsa, se ha expandido a niveles desorbitados. Aunque ya previamente a este movimiento sustancial, el grupo creció de manera exponencial mediante una serie de estrategias, y de adquisiciones mayoritarias como la de 2018 de Thom Browne.

Asimismo, el año pasado junto al Grupo Prada, adquirieron colectivamente las participaciones mayoritarias de la empresa de cachemira Filati Biagioli Modesto, para posteriormente ampliar su cadena de suministro textil, apostando por las participaciones mayoritarias en Tessitura Ubertino, uno de los principales productores del país de tejidos de ropa de lujo para mujer. También de Pelle Tessuta, especializada en cuero.

El líder global de menswear de lujo siguió su idea expansiva de adquisición de empresas italianas históricas, cada una especializada en su propio sector de productos con el objetivo de producir tejidos de alta calidad, mientras salvaguarda la singularidad de la cadena de suministro italiana. Ahora, a través de la transacción de las operaciones de Tom Ford, y de su modelo de negocio basado en la sastrería elevada, todo apunta a que acabará verticalizando y ensalzando aún más su imperio.

Newsletter