READ IN: English

Gracias a  un video del New York Times podemos conocer la fabricación del bolso más conocido de Prada, un Galleria. Los artesanos de la fábrica Scandicci, cerca de Florencia, pasan más de seis horas haciendo cada unidad.

La historia de este bolso de cuero, equipado con una cremallera y asas redondeadas que recuerdan a los bolsos utilizados por los médicos en los años 50. Se fabricaron por primera vez en 1913 en Milán, cuando Mario Prada, el abuelo de Miuccia, abrió su primera tienda de artículos de cuero en la Galería Vittorio Emanuele II.

Miuccia Prada se inspiró en ese recuerdo y en 2007 el bolso Galleria hizo su primer debut. Atrás queda la tienda de su abuelo Mario, sin embargo, cada bolso se sigue haciendo a mano. Los artesanos de la fábrica de la marca en Scandicci, un complejo de 38.000 metros cuadrados en las afueras de Florencia, son los encargados de realizar cada unidad.

Primero, tratan el cuero y lo cortan en las 83 piezas que, después, se pegan cuidadosamente entre sí y  se cosen en su lugar. Luego, es el turno de los cierres de cremallera para tres bolsillos, dos exteriores y uno interior; la placa de cuero y metal de Prada en forma de triángulo dorado, en la que se fijan las letras una por una; las asas y correas desmontables. Los bordes de cada asa se alisan y se pintan a mano en el mismo color de la piel teñida. Una vez que casi todas las piezas han sido cosidas, llega el momento más delicado: se da la vuelta a la bolsa (que ha sido ensamblada al revés) con cuidado para que las costuras no se estiren. El paso final es el control de calidad.