READ IN: English

La diseñadora Dilara Fındıkoğlu regresa a la Semana de la Moda de Londres con un desfile que reflexiona sobre la libertad, en un hotel abandonado de Londres valorado en 23 millones de libras.

Bajo el nombre de «La libertad es un arma de doble filo”, Dilara dibuja a una mujer de la época victoriana. La mujer en la mente de la diseñadora aparece unas veces restringida en corsés, y otras veces liberada en piezas de seda.

En la habitación destruida de un hotel a punto de derribarse, la única banda sonora que se puede oír es la de los tacones sonando a medida que las modelos avanzan por la sala. Corsés, transparencias y ligueros llenan la pasarela, dotando a la mujer del imaginario de Dilara de poder, drama y sensualidad a partes iguales.

El cabello y el maquillaje, acompañan la historia que la diseñadora quiere contar. Looks despeinados y maquillajes deshechos, labios rojos emborronados por la boca…como si las modelos acabaran de levantarse de una siesta, o de otra cosa…

De repente, un vestido con la bandera Union Jack, y peinado con la forma de la corona de San Eduardo, rinde tributo a Isabel II. A medida que llega el final del desfile, un look a lo “venus de Botticelli” se convierte en el momento viral de la pasarela. Un vestido estructurado a lo Alexander McQueen, con plumas en tono rojo sangre, hace de colofón de la propuesta.

Tras 3 años sin subirse a las pasarelas, el viaje dentro del cerebro de Dilara Fındıkoğlu a través de sus traumas infantiles para alcanzar la liberación, ha merecido la pena.

Para ver más sobre la Semana de la Moda de Londres, haz click aquí.

Newsletter