READ IN: English

Disney está subvirtiendo la industria cinematográfica y sus formas de estreno tradicional a través de su próxima película de animación “Turning Red”. El 11 de marzo, la compañía estrenará el filme de Pixar directamente en la plataforma Disney+, proyectando un cambio de paradigma que ha suscitado controversia.

«Turning Red» contará la historia de una niña llamada Mei Lee que se transforma en un panda rojo gigante cuando experimenta situaciones de estrés o emociones intensas; algo que podría conducirle a la exclusión social.

Ésta sería la primera película de Pixar que se estrenaría de manera convencional, tras haber lanzado «Soul» y «Luca» directamente en la plataforma Disney+. Algo sobre lo que se lleva debatiendo durante los últimos meses, y que pretende reinventar una industria aparentemente obsoleta.

Disney decide así experimentar con otro modelo de distribución, hibridando el estilo convencional con éste nuevo, digital y democrático, arriesgándose a perder grandes sumas de dinero por renegar de su escaparate tradicional: la gran pantalla.

Eso es lo que precisamente ha generado controversia. Pues «Turning Red» se planteaba como el proyecto idóneo para el regreso de Pixar al cine. Y Pixar no está de acuerdo con esa decisión de la que Disney ya dejó caer un adelanto en 2020, cuando expresó que se reservaría el derecho a cambiar los planes de estreno basándose en lo que fuese mejor para sus clientes y su negocio.

Sólo el tiempo dirá si esta reinvención hacia los formatos híbridos funciona o no para la coalición Disney-Pixar, a pesar de la disidencia en esta decisión disruptiva que transgrede la industria del cine tradicionalmente conocida.

Newsletter