This post is also available in: English

Maren H. Anscheidt (@marenhannah) |  NY // Incluso el propio Demna Gvasalia (fundador y diseñador jefe de Vetements, y actual director creativo de Balenciaga) dice que no está “lo suficientemente loco como para ir y comprar esas cosas” y que prefiere gastar ese dinero en unas vacaciones – The Telegraph.

Todo comenzó, más o menos,  con el hype y la venta de la camiseta de DHL (sí, el servicio postal) a $185 que se mostró en el desfile Primavera Verano 2016. Mientras que los bloggers de Instagram la elevaron a elemento principal de vestuario, Heige Rieder, quien supervisó la marca de DHL en los años 90, escribió en el Financial Times que la camiseta era “fea” y el precio “totalmente disparatado“. Pero a todos nos dio igual y el sold out no tardó en llegar.

Gvasalia ha renovado, por decirlo así, Balenciaga . Con influencias de la escena streetwear, la sobrecargada escena de Ikea y algunos repuntes de lujo y extravagancia. Hemos visto que el ‘oversizing’ y el ‘clunkiness’ que se presentaron primero en Vetements trascienden al mundo de Cristóbal, y paralelamente con ellos el “overpricing“: precios desproporcionados para productos nada especiales, puro marketing.

Balenciaga x Crocs

Balenciaga x Crocs

El octubre pasado, Balenciaga presentó su colaboración más “impactante” hasta el momento. Uno de los despropósitos a nivel PVP que se pueden recordar. Balenciaga x Crocs. En el caso de que te estés preguntando sobre el precio, no, no es el de unas Crocs corrientes de €40. Ésta es la última adición al calzado de lujo en Balenciaga, y se venden por nada más y nada menos que $850. Gvasalia dijo lo siguiente sobre las Crocs: “Son ligeras, y en el futuro podrás imprimirlas en 3D en tu casa porque son de una sola pieza: estamos utilizando un molde de espuma de una sola pieza y trabajando con este tipo de materiales ¡es muy Balenciaga!” Entonces, ¿deberíamos esperar a que se fabriquen moldes para ‘DIY’ de los Crocs de plataforma, o nos gastamos casi 1K ahora? De todas formas, cuando las Crocs salieron a ‘pre-order’ en Barneys New York a principios de esta semana, se agotaron en cuestión de horas. Nos sigue dando igual y seguimos consciente o inconscientemente alimentando este movimiento de precios desproporcionados.

Quién sabe, Demna podría traer de vuelta ese vestido de papel Space Age “Ready- to-tear” de los años 60, podría multiplicar por 1000 su precio original de $1, pero bueno, si pone Vetements o Balenciaga, seguramente nos daría igual… ¿No lo pillarias tan pronto saliese a la venta?

100%