READ IN: English

Autor: Antonio Alfaro Aparicio | Nos encontramos en una era histórica obligada al consumismo tecnológico que, sin darse cuenta, se fusiona cada vez más con el mundo cibernético. Y es que, del mismo modo que a la industria de la moda, al ​pop le ha sucedido lo mismo. Este género musical lleva adaptándose durante toda la historia a los sonidos de moda del contexto histórico en el que sucediera, reconstruyéndose constantemente y siendo tan efímero como el crujido de un plato de porcelana al caer contra el suelo.

La música pop es un alimento que consumimos todos los días, pero del que nos cansamos muy rápido. Nunca se escucharán las mismas canciones ‘​poperas’ durante 5 meses, pues cada poco tiempo alguien saca algo nuevo y olvidamos lo anterior. Estamos demasiado acostumbrados a la inmediatez y cada vez queremos más y más.

Sin duda, el resultado de ambos sucesos es el sonido que el ​Hyperpop, ​un subgénero del experimental pop, ​ha adquirido en los últimos años. Se trata de un nuevo enfoque musical que fusiona sonidos electrónicos y explosiones cibernéticas. La voz en este género siempre se edita, de modo que también puede presentar efectos de eco, cueva o hacerla más grave o aguda. Esta inminente revolución de la música pop se ha vuelto mainstream en los últimos años y algunas de las artistas que popularizaron rápidamente este género musical fueron Charli XCX, Slayyyter o ShyGirl entre otras muchas.

Debido a los cambios constantes que ha experimentado la música pop, no es ninguna novedad el hecho de que los artistas siempre hayan innovado y creado nuevas influencias con este género. La mayor exponente y musa del pop vanguardista de finales de los 90 es Björk, fascinando con sus creaciones y telepatía musical con sus creaciones. Su estética siempre ha estado muy influenciada por investigaciones científicas relacionadas con el ámbito de la biología e influencias tecnológicas.

Nuestra vida cotidiana cada vez se hace más dependiente de todo lo digital y la música pop ha absorbido como una esponja todas estas influencias sonoras que han hecho del Hyperpop un sonido innovador y único que marcará en la historia de nuestros días esta especie de huella musical.

Siguiendo esta línea, nos encontramos de lleno con SOPHIE, cantante, productora y DJ escocesa caracterizada por un sonido sintetizado y electrónico en el pop. Hasta el año 2018 y tras la publicación de su álbum: ​OIL OF EVERY PEARL’S UN-INSIDES trabajó a la sombra de grandes artistas como Madonna o Lady Gaga produciendo grandes de sus éxitos.

Del mismo modo, está ARCA. Mano derecha de BJÖRK durante los últimos álbums de la artista y que este 2020 ha lanzado su último álbum personal, KiCK i. La cantante venezolana cuenta en sus canciones su proceso de búsqueda por identificarse como persona ​non binary , todo envuelto en sonidos sintetizados y una estética de lo más ​android ​trabajando con grandes diseñadores gráficos y artistas visuales como Frederik Heyman (@frederikheyman). ​ARCA es una de las pioneras del ​experimental pop y el sonido vanguardista, mezclando sonidos y ritmos de diversos géneros como el reggaeton y la electrónica.

Estamos ante una nueva era de artistas que apuestan por lo futurista, la modelación en tres dimensiones, el ​techno y la cultura ​rave ​con una estética que funde cada vez más la diferenciación entre géneros y apuesta por crear ‘lo que no ha sonado nunca’.