READ IN: English

Si bien es cierto que las marcas de moda han sabido captar la atención de la Generación Z en las redes sociales, esta es efímera. La clave consiste en mantener el interés durante un periodo prolongado en el tiempo.

Hacerse viral en TikTok es relativamente fácil. A veces incluso ocurre sin querer. Lo difícil es mantenerse en la mente del espectador. Y es que vivimos en la era de la inmediatez, donde los memes hacen gracia durante dos días y al tercero ya aparece otro mejor.

En la industria de la moda pasa lo mismo, por eso las marcas están comenzando a copiar las estrategias que les funcionan a los creadores de contenido más exitosos en las redes sociales.

Un caso destacado fue el del vestido de fresa de Lirika Matoshi, que se hizo viral durante el verano de 2020. Por aquel entonces, el fenómeno conocido como Cottage Core arrasaba en TikTok. Sin embargo, la fama duró apenas unos pocos días. En el momento en el que comenzaron a aparecer imitaciones en la red, los consumidores ya estaban en otra movida.

No obstante, la diseñadora admite que, gracias a la popularidad alcanzada durante esos días, su marca pudo expandirse a nivel global, lo que le proporcionó cierta estabilidad económica. «El momento viral no era algo que esperásemos, simplemente ocurrió», asegura.

«El ciclo de la tendencia TikTok es un arma de doble filo para las marcas» afirma Biz Sherbet, especialista en cultura en la agencia creativa y consultora The Digital Fairy. «Puede catapultarlas a la fama, pero también puede contraer su período de relevancia.»

Tyler Mazaheri, por su parte, informa del gran error que cometen muchas de las marcas: «centrarse en hacerse viral».

La clave reside en comprender a la Generación Z, introducirse en su mente y adelantarse a sus propios pensamientos. Esto significa aportar algo nuevo, una personalidad bien marcada que tenga voz propia en las redes sociales, en lugar de intentar seguir las tendencias del momento. Otro truco es saber cómo conectar con los creadores de contenido sin que se note que están promocionando el producto.

A veces, son las mismas prendas las que se convierten en carne de meme de manera natural. Un ejemplo muy reciente es la camiseta de CELINE HOMME que lució Flo-Rida la semana pasada durante una actuación. O el vestido Hockney de House of Sunny, que destacó al formar parte de una microtendencia de TikTok conocida como ‘avant basic’.

Está claro que la imagen de una marca en Internet es más importante que nunca, ya que la generación Z salta constantemente de una tendencia a otra, o las mezcla. Por este motivo, las marcas se han visto obligadas a modificar sus estrategias comerciales tradicionales.

En definitiva, la cultura de Internet, la viralidad y el ciclo acelerado de las tendencias hacen que los cambios de forma sean más rápidos, hasta el punto de que los gustos se vuelven ambiguos e incluso contradictorios. Renovarse o morir.

Newsletter