READ IN: English

Harry Styles amplía sus fronteras artísticas y se adentra en la industria cinematográfica. Ahora, se sincera sobre lo que supone para él rodar algunas escenas más íntimas.

Tras haber debutado en la gran pantalla en el largometraje Dunkerque de Christopher Nolan (2017), Harry Styles parece que le ha cogido gusto a esto del cine. Ahora, se encuentra en plena producción de dos películas: por un lado el thriller psicológico dirigido por Olivia Wilde, Don’t Worry Darling, donde se representa el placer femenino. Por otro, My Policeman será el tercer film protagonizado por el artista, cuya fecha de estreno todavía no ha sido confirmada.

Recientemente, Styles acudió al programa de radio Capital Breakfast para sincerarse sobre esta nueva etapa profesional y contar su propia experiencia como actor. Y Roman Kemp, el presentador, aprovechó para preguntarle sobre las escenas de sexo, a lo que el actor contestó que «tuvo mucha suerte de tener una relación de confianza con la gente con la que trabajaba. Todo se discutió… Estamos haciendo esto juntos y confiamos el uno en el otro, y en cualquier momento podemos parar.»

Además, aprovechó para bromear y advertir al público de que no recomienda ver ninguna de estas películas en compañía de padres para evitar algún que otro momento incómodo… You know.

Newsletter