READ IN: English

La marca británica Fred Perry ha sido atacada por un grupo de trolls racistas en Twitter. Este lobby ha dejado muy claro que se oponen a la diversidad del casting que se ve en la cuenta de Instagram de la marca.

Un usuario (cuya cuenta es ahora privada) tweeteó varias imágenes de modelos negros publicados por la marca. En ellas comentó: “parece que ya no me queréis como cliente“. Mientras, otro dijo que la campaña estaba “difundiendo tonterías sobre la diversidad“. Otros llamaron al boicot y comentaron que tirarían su ropa de Fred Perry, lo que, por cierto, no importa a nadie. No hace falta decir que muchos de los ofendidos tenían a St. George y Union Jacks en sus biografías – simbologías conectadas con el racismo y la extrema derecha -.

Los fans racistas de Fred Perry están boicoteando la marca por contratar modelos negros

Fred Perry

Fundada por el campeón mundial de tenis Fred Perry en 1952. Desde el principio, la marca es utilizada como referente por varias subculturas británicas. Sus camisetas polo, parkas y chaquetas Harrington se han asociado durante mucho tiempo con las escenas de Mod, Ska y Northern Soul, así como con los Skinheads, todos ellos conocidos como movimientos multiétnicos y multiculturales.

Aunque los Skinheads originales denunciaron el fascismo, el grupo se dividió en el decenio de 1970 cuando una subsección de sus miembros se pasó a la extrema derecha y se unió al Frente Nacional Británico. Desde entonces, los polos blasonados de la marca han sido adoptados por la derecha no sólo en el Reino Unido sino en todo el mundo.

Fred Perry

A lo largo de los años, Fred Perry ha condenado a estos fascistas y sus opiniones. En 2017, en respuesta a las imágenes del grupo extremista estadounidense Proud Boys usando sus polos, el presidente de Fred Perry, John Flynn, dijo a GQ que “una pequeña investigación sobre Fred el hombre revelaría mucho“. “Fred era el hijo de un diputado socialista de clase trabajadora que se convirtió en campeón mundial de tenis en una época en que el tenis era un deporte elitista. Empezó un negocio con un empresario judío de Europa del Este. Es una pena que tengamos que responder a preguntas como esta. No, no apoyamos los ideales o el grupo del que habla. Va en contra de nuestras creencias y de la gente con la que trabajamos“, continuó.

La marca británica apuesta por la diversidad y la igualdad

No es de extrañar que un gran número de fans de Fred Perry contraatacaran los Tweets racistas que se habían publicado anteriormente. “Fred Perry siempre ha sido importante para mí ya que representa la unidad y la diversidad” afirma un usuario. Otro comenta “Ojalá los racistas que se cagan en la campaña de Fred Perry conocieran el origen de la cultura de los cabezas rapadas: los diversos británicos de Londres influenciados por la música y la moda jamaicana. Los matones racistas de extrema derecha entraron y se apropiaron del estilo una década después. Ellos siempre se alejan de la marca…

Seguramente Fred Perry no tarde en posicionarse como siempre a favor de la diversidad. Mientras, racistas os podéis ir a tomar por culo.