READ IN: English

Recycled J hace mucho tiempo que dejó atrás a Cool para convertirse sin ninguna duda en uno de los artistas más versátiles de la escena nacional. Su dominio del pop, sus letras y su personalidad única hacen de Jorge Escorial el producto perfecto para una industria cada vez más centrada en el 360.

Recycled J

Después de publicar hace apenas dos días y por sorpresa su última canción, “Dueña de ti” que ya suma más 100K de plays en youtube, hablamos con Jorge quién nos responde a TODO lo que le hemos preguntado y sin pelos en la lengua.

Enfundado en la última colección de la marca catalana MIRALL (@mirall.barcelona), titulada Pegasus, Recycled protagoniza un editorial en el que las prendas de la firma de Barcelona conviven el “Recy de verdad“.

Highxtar ¿Qué sabe Recycled J que no sabía Cool? ¿Qué tenía Cool que ya no tiene Recycled?

Recycled – Usar el autotune (risas). He aprendido mucho en estos años, y espero que sea poco comparado lo que me queda por delante. Pienso que conforme creces, maduras y te desarrollas como artista hay cosas que se pierden por el camino. La inocencia y la ilusión, el tomártelo como un juego, son cosas que se pierden de una manera u de otra.

“Estamos acostumbrados a comprar cajas de bombones por su envoltorio y no por su sabor.”

H – ¿”Oro Rosa” qué supuso para ti como artista y como persona?

R – Oro Rosa” fue mi álbum debut en solitario. Para mi ese disco es muy importante, por cómo se hizo, por lo que cuenta y por lo que supuso a posteriori. Las letras de ese disco son muy personales, alejadas de estructuras comerciales. El mensaje era mi carta de mi presentación en la escena como un niño que se ha hecho mayor y tiene algo que contar.

Recuerdo que lo escribí cuando aún estudiaba Educación Infantil y vivía en casa de mis padres. Mientras lo terminaba conocí a CLUB33 y formé mi primer equipo de trabajo. Ellos fueron los encargados de convertir mis demos en las canciones que fueron publicadas y todo el imaginario que se generó alrededor de “Oro Rosa”

Recuerdo que hice mi primera gira con ese disco y que Folly y Luis Valverde se sumaron al equipo. La recepción por parte del público fue genial y me permitió poner un pie en los festivales por primera vez.

Poco tiempo después, Selecta y yo decidimos empezar un proyecto en conjunto, que terminaría siendo “City Pop”.

“Yo hace años renegaba de las multinacionales, pero según te informas de cómo funciona la industria se ven las cosas de otra manera.”

H – Bueno los años pasan y fichas por una major… el gran debate que tanto ha dado que hablar, ¿crees que es una buena decisión para cualquier artista? ¿lo has hecho por la pasta?

R – Creo que no es aplicable a cualquier artista o cualquier carrera musical. Yo hace años renegaba de las multinacionales, pero según te informas de cómo funciona la industria se ven las cosas de otra manera.

Trabajando en el estudio con Selecta decidí enfocarme en mi carrera como cantante. Aunque desde mis inicios fui “el rapero que canta” me di cuenta de que mi capacidad vocal me permitía hacer otro tipo de sonido y quise ponerlo a prueba.

Juntos sacamos un disco de manera independiente disco que un año más tarde supera los 30 Millones de reproducciones en plataformas digitales. Una apuesta que estaba enfocada en lo que nosotros entendíamos como el nuevo pop. 

En aquel entonces había recibido un par de ofertas y me di cuenta de que si quería llegar a un mayor público y llevar mi proyecto al siguiente nivel necesitaba una mayor inversión, en todos los ámbitos. 

H – Si solo pudieras salvar a 1 de los 9 Recycled J de “Por la pasta“. ¿A quién elegirías? ¿por qué?

R – Al de la entevista con Fortfast (@srfortfast), al que atropellan y se come le plato de pasta sonriendo a cámara. Ese es el Recycled de verdad, el que conecta con el espectador al principio y al final del videoclip.

Un día fui a casa del director y me presentó la idea de lo que sería el videoclip de “Por la pasta” que él me proponía. Presentaba distintos personajes estereotipados dentro del mundo del show business: el que está harto de vivir metido en el papel, el empresario en su coche de lujo, al que le aclaman los fans a la salida del concierto, el repartidor de las cajas de ropa, etc. 

“Me siento cómodo con la etiqueta de “niño bueno”, pero no con que jueguen con mi imagen y la pongan en una portada sin consultar.”

H – ¿Seguimos muy de cerca tu trabajo, sabes que eres muy bueno haciendo pop – de los mejores – ejemplo “Bambino”, nos sorprendes y nos haces enloquecer con un rap como “Dos Tazas”… Sin embargo hay cosas como “Jugando” que no entendemos… ¿Cual de estos tres ámbitos es el que te representa más? ¿Crees que un artista – aprovecho la coyuntura – puede jugar a todo?

R – A lo largo de mi carrera he tenido distintos estilos, formas de escribir, productores, grupos y sonidos distintos. No lo hago por dar con la fórmula del éxito, si no por ver de lo que soy capaz y hacer lo que realmente me venga en gana.

Cuando Selecta y yo hicimos “Bambino”, buscábamos uno de los ejes principales de “City Pop”, con una buena letra personal y un estribillo que emulase la típica canción de pop español de los 90 (pero a nuestro rollo). 

La canción de “Jugando” surgió de manera natural ya que un día vino Don Patricio al estudio y yo estaba atascado con un estribillo. Nos propuso la idea de “no se a que estamos jugando”, se metió a la cabina, se soltó su cacho y yo le añadí el inicio de la historia. 

Con “Dos Tazas” estaba chinao con mi público. La gente se puso decir gilipolleces, metiéndome en el mismo saco de otros,  que se había firmado con Universal, que si colaboraba con Don Patricio, que si me había vendido y que si esto no era lo de 2016. Yo estaba volviendo de un festival de Texas y me escribí la letra del tirón en el avión. A los días se la grabé a Selecta en el estudio y se la enseñe a mi equipo. 

Si tuviese que quedarme con un estilo sin duda es el de “Bambino”, porque es en el que más cómodo me siento: tanto por las letras, como por la fórmula, el sonido o la puesta en escena. 

H – A colación de “Jugando” .. Recientemente te hemos podido ver en una portada de una revista de tirada nacional, con un aspecto un poco infantil… ¿Te sientes cómodo con esa imagen, o crees que por el contrario te representan más fotos como las que acompañan esta entrevista? ¿Qué importancia tiene la imagen para la figura del artista?

R – Sinceramente fue un desacierto.

Dentro de mi personaje, por así decirlo, han existido etapas en mi carrera (como en “Oro Rosa”)  en las que el imaginario del trabajo sí estaba asociado al mundo infantil de las chucherías, la piscina de bolas y parques de atracciones. De eso han pasado dos años, durante este tiempo he estado trabajando con mi equipo creativo en dirección a otro tipo de imagen. Me siento cómodo con la etiqueta de “niño bueno”, pero no con que jueguen con mi imagen y la pongan en una portada sin consultar. 

Creo que en 2020 por suerte o por desgracia, la imagen es igual de importante que la música. Estamos acostumbrados a comprar cajas de bombones por su envoltorio y no por su sabor. 

H – ¿Tus últimos releases demuestran que estás muy cómodo en las colaboraciones: Aleesha, Love Yi… ¿Estás trabajando actualmente en alguna colaboración?

R – Tengo hechas unas cuantas colaboraciones con artistas de la escena nacional y varios internacionales. Ahora y como tu bien sabrás, las cosas están un poco paradas pero pronto tendrás noticias mías (risas).

Aleesha y Love Yi son artistas que admiro y me apetecía participar en su proyecto y viceversa.

H – Dijiste en una entrevista que “la gente que lo peta en españa es porque siempre ha hecho lo mismo“. ¿No te incomoda estar al final en ese gran saco de la “música urbana”?

R – Creo que cada uno es responsable de las decisiones que toma en su vida. Yo elijo ser un artista transgresor y ecléctico que se moja el culo para coger los peces que quiere comerse. 

También considero que cada vez estoy asomando mas la cabeza del saco ese que me comentas – el de la música urbana –  y eso es porque estamos haciendo las cosas bien. Al final para los medios más fácil meter todo en un mismo saco.

H – ¿Cómo te está afectando esta situación de encierro, has reflexionado, estás aprendiendo algo nuevo? ¿Qué es lo que más te indigna de lo que ves?

R – Pues la verdad que sí. Aunque sea una mierda en todos los sentidos, estoy aprovechando para hacer cosas que hace tiempo que no hacia. Me he montado un home-studio y estoy trabajando a distancia en todos los proyectos que están por salir. 

H – Por último, ¿qué es lo primero que vas a hacer cuando esto acabe? ¿qué le dirías a tu yo de hace justo un mes?

R – Me preocupa ver la facilidad con la que se desmorona la sociedad, al menos, como la teníamos concebida antes de que esto pasase. No sé cuánto tiempo pasará hasta volver a algo parecido a lo que teníamos, ni tampoco sé si ese es el camino que seguiremos.

Ahora, en mayor o menor medida toda la gente lo está sufriendo en sus propias carnes y el mundo va a cambiar en función de los pasos que demos y la forma en la que actuemos en masa.

En lo personal estoy deseando abrazar a mis seres queridos y recuperar el tiempo perdido. Todo esto da mucho que pensar. En lo profesional tendré todo ready para ese momento en el que este acabe y volveré con las pilas cargadas

Al Jorge hace un mes… Le diría que ahorrase.

Foto: Iván Blanco (@follyivan)
Edición: Carles Medina (@_carlesmedina_)
Estilismo: Ana Sotillo (@anasotillo_)
Agradecimiento Especial: MIRALL (@mirall.barcelona)