READ IN: English

Israel B o el mejor en español, como queráis, ha agitado los pilares del trap de nuestro país. Recientemente ha presentado un track. Además ser de lo mejor que hemos escuchado últimamente, se convierte en el punto de partida para un sonido hasta ahora poco difundido en nuestra escena: el drill.

Israel B

Israel B, antes Markés, es sin duda el resultado de años de trabajo y de ensayo y error. La madurez artística trae consigo aciertos como el proyecto de Israel: fresco, unas barras trabajadas – como siempre -. Y por su puesto, una esencia innata y nada impostada. La asociación con LOWLIGHT (@lowlightmusic) es sin duda la guinda en este pastel.

Hace apenas un mes y medio Israel B aparecía en un video vestido al más puro estilo de Cam’ron del 2002. Una propuesta visual en la que hood y letras del tipo “A mí me llaman el loco en la calle ‘onde vivo aunque lo intente disimular” se daban la mano de forma sublime; todo ello aderezado con un sonido que rápidamente reconocimos como drill.

El Drill es un estilo que deriva del trap tal y como lo conocemos, el género nace en Chicago. Sin embargo, OCTOPUSSY nos acerca más a la escuela de Brixton en la que el Drill se ha reinventado como un subgénero. Esto nos da pistas de que la escena nacional quiere probar cosas nuevas… y si el resultado es como este ¿donde hay que firmar?

Ya no sé, PegajosaOCTOPUSSY, todo ello en menos de 1 año, convierten a Israel B (@666israel) en un exponente de la escena nacional a seguir muy de cerca.

El artista madrileño lo está haciendo realmente bien. Sin dejar su autenticidad ha sabido interpretar la demanda de un mercado cada vez más difícil y todo ello sin renunciar a sus códigos OG.