READ IN: English

Ser madre no es una tarea fácil. Ni si quiera para Kylie Jenner, aunque parezca que sí. Y es que la celebrity ha decidido hablar públicamente sobre todos los problemas a los que ha tenido que enfrentarse tras el nacimiento de su segundo hijo.

«Es muy duro. Esta experiencia para mí, personalmente, ha sido un poco más dura que con mi hija. En esta ocasión me he sentido agotada mental, espiritual y físicamente, más de lo que realmente esperaba» comentaba la pequeña de las Jenner a través de sus historias de Instagram.

Esta confesión surge del deseo de la celebrity de abrirse más a sus fans y contar de primera mano su experiencia. También pretende dar apoyo y comprensión a las madres, enviando un mensaje de comprensión porque ella está pasando por el mismo proceso. «Sólo sigo recordándome a mí misma que hice un humano completo, un hermoso niño saludable» asegura Kylie.

Wolf Wester llegó al mundo el pasado 2 de febrero, tan solo un día después de que Stormi, su primera hija, cumpliese cuatro años. Un embarazo que también mantuvo en secreto hasta el mes de septiembre, cuando reveló la noticia a través de un reels de Instagram.

«Tenemos que dejar de presionarnos para estar ‘de vuelta’. Ni si quiera físicamente, solo mentalmente, después del nacimiento. Así que sí, solo envío algo de amor. Os quiero.» 

Newsletter