READ IN: English

Durante estas últimas semanas de la moda, enmarcadas en la temporada primavera-verano 2022, hemos podido detectar un nuevo accesorio viral: la corbata de corte andrógina. Hablamos de la evolución del objeto de deseo.

Desde la corbata floral kitsch de Hoyeon Jung en la pasarela de Louis Vuitton, a toda esa secuencia de looks desordenados y elevados por el nuevo objeto de moda. Fuera de la pasarela, infinidad de iconos de la moda como Bella Hadid se hacían eco de la tendencia, enfundándose en estéticas universitarias o de negocios. De igual forma, actrices como Alana HaimRenate Reinsven elegían las corbatas de LV en sus estilismos para los BAFTA y los Oscar de este mismo año. Por no hablar de Zendaya, y su traje de doble botonadura con corbata de FW22 DE Sportsmax para la fiesta posterior de los Oscar de Vanity Fair.

SÍMBOLO CONTRACULTURAL

Ese poder sensual o encanto intrínseco del accesorio fue algo que Annie Hall supo transmitir sin duda, combinándola con bombines o chalecos masculinos desabrochados. Estilismos que siguieron otros referentes del mundo del cine como Julia Roberts en los Globos de Oro con una corbata de flores bajo un traje de lana oversize. Cabe recordar aquí también a Patti Smith y el uso que hacía de la corbata como burla a la clase dirigente, dentro del movimiento contracultural con el que luchaba el punk rock de los 70.

Todas esas mujeres fueron las que convirtieron en el siglo XXI la corbata en un elemento clave femenino. Una ampliación de los límites de la vestimenta andrógina que fue asimismo impulsado por firmas como el Saint Laurent de Hedi Slimane o Anthony Vaccarello con la creación del icónico esmoquin “Le Smoking” en los 60.

ENFOQUE CONTEMPORÁNEO

Recientemente, a través de la propuesta de Dior FW22, Maria Grazia Chiuri daba un giro contemporáneo y juvenil al traje y la corbata parisinos, inspirándose en los uniformes escolares. En su lookbook, presentaba corbatas negras ajustadas debajo de vestidos de corte recto, metidas dentro de faldas plisadas y bermudas.

Ralph Lauren destacó de igual forma por interpretar este nuevo objeto viral en el marco de otoño-invierno 22′. El director creativo desplegaba así en una de las galerías del MoMA una serie de diseños que reforzaban su glamour americano entre prendas ecuestres o vestidos arquitectónicos combinados con corbatas contrastadas con las que elevaba el accesorio a otro nivel.

Newsletter