READ IN: English

Con motivo de la boda de Kourtney Kardashian y Travis Barker, la familia más icónica del mundo viajó hasta Portofino. Un paraíso situado en la Riviera Italiana donde pudieron disfrutar de uno de los eventos más especiales.

Kourtney, protagonista indiscutible de esta historia, apostó por un estilismo de lo más gótico con un vestido negro a juego con el velo que incluía detalles en encaje azul. Kim supo combinar su reciente cambio de look rubio platino con un vestido negro entallado con collares, mientras que Kylie lucía un vestido floral y Kendall un conjunto de dos piezas con color nude. Por último, Khloé se decantó por un vestido marrón sin mangas pero acompañado de detalles en animal print como el pañuelo atado a la cintura o el bolso shopper de leopardo.

La ceremonia, celebrada durante el día de ayer, estuvo consagrada por Dolce&Gabbana. Todos los looks de la familia fueron diseñados en exclusiva por la casa de moda italiana, una de las favoritas de Kourtney (como ya hemos visto en repetidas ocasiones anteriormente). El emblemático Castello Brown fue testigo de una celebración por todo lo alto y acogió a diferentes invitados como Megan Fox, Machine Gun Kelly o los miembros de la banda blink-182.

Newsletter