READ IN: English

La pureza absoluta fue la que engrandeció y divinizó la colección invernal de Vaccarello para Saint Laurent presentada dentro de la monumental Bourse de Commerce de París. Una colección en la que la fluidez, la atemporalidad y el minimalismo confluyeron como sellos distintivos de este nuevo episodio para la Maison que se cristalizará para siempre en la historia de la moda.

Ese glamour abrumador cautivó a todos los asistentes de este desfile para la temporada FW23-34 exhibido en medio de ese espacio celestial del arquitecto japonés Tadao Ando. en el que los modelos parecían evocar estatuas clásicas en movimiento. Esculturas dinámicas que recorrían el vestíbulo al compás del piano de Paul Prier, enfundados en prendas monocromáticas mayoritariamente en negro como una tonalidad convertida en un símbolo de doble sofisticación e identidad de la marca.

UNA NUEVA DIMENSIÓN PARA EL LUJO

Más allá de la oscuridad, se dejó entrever la luz a través de prendas en blanco, beige o camel, que iluminaban desde tops, hasta abrigos ceñidos hasta el suelo. Un concepto que pone de manifiesto la visión del lujo clásico de Vaccarello con la que el director creativo fusiona siluetas masculinas y femeninas, para presentar nuevos arquetipos de la masculinidad que diluyen la arcaicidad del género en la moda. Así, pudimos ver cómo una serie de elementos o detalles que durante mucho tiempo estuvieron enmarcados en el imaginario femenino se adhieren ahora a esta propuesta, como los lazos alargados que decoraban las camisas blancas haciendo referencia al período de Alber Elbaz en la casa.

La exploración de la fluidez se canaliza asimismo en toda la propuesta, vislumbrada a través de los abrigos con detalles de solapas anchas confeccionados en lana, mohair o charol reluciente. La colección también incluye prendas con capucha, túnicas de punto con cuellos alargados y pantalones con paneles aerodinámicos que proyectan precisamente la nueva dirección del diseñador italo-belga con la que ha elevado la identidad de la Maison hacia un plano sublime en el que introduce un nuevo lenguaje para el vestuario masculino.

La propuesta FW23-24 de Anthony Vaccarello se convierte así en la representación onírica de la pureza, de la perfección y del equilibrio estético, que lleva a Saint Laurent a trascender toda influencia subcultural, para conectar con lo atemporal y lo universal.

Newsletter