READ IN: English

Kim Jones, director creativo de Dior Homme y el artista japonés contemporáneo, Hajime Sorayama, unen nuevamente sus trabajos artísticos para un lanzamiento de piezas selectas con una ilustración única.

La gran obsesión de los diseñadores en 2019 es el futuro

La gran obsesión de los diseñadores en 2019 es el futuro. Crear y diseñar para los años que vendrán, o pensar en los gustos que el público pueda tener mañana, basándose en el hoy puede ser motivo de ansiedad para los directores creativos de las grandes casas de moda que buscan constantemente la innovación; por ello, la inspiración siempre llega de lo conocido que proporciona una seguridad inherente, el futuro aún está por llegar, pero el pasado por muy pasado que sea, es seguro, no va a sufrir cambios repentinos, es un suelo firme sobre el que pisar.

Una vez entendemos esta reflexión podemos admirar desde una perspectiva correctamente juiciosa el nuevo lanzamiento de piezas exclusivas de Dior Homme.  El artista japonés Hajime Sorayama vuelve a trabajar para la casa francesa diseñando una ilustración impresa en camisetas y zapatillas B23; se trata de un dinosaurio T Rex robótico entre flores de cerezo intentando saltar de las prendas, una convergencia entre el pasado, el futuro y lo cultural.

El futuro es incierto, pero al mismo tiempo nos proporcional el terreno sobre el que la imaginación de los diseñadores puede volar ya que no hay nada escrito y las posibilidades se multiplican de forma exponencial. El director creativo de Dior Homme,Kim Jones, y Sorayama no es la primera vez que se encuentran en un mismo escenario; en Tokio en la presentación de la colección pre-otoño 2019 de la maison, Sorayama construyó Centerstage, un enorme robot femenino que contemplaba todo el desfile. Esta escultura a gran escala representaba un futuro optimista, sensual y serio.

El mundo de la moda, sobretodo el sector masculino, ha evolucionado de manera radical, las nuevas generaciones están deseosas de arriesgar tanto en estructuras, materiales y accesorios; los tradicionalismos se han quedado atrás, vestirse a la moda supone un juego en el que tanto diseñador y como público están dispuestos a participar. La moda corre deprisa, pero no solo por eso los diseñadores deben creer que todo vale. La moda se ha vuelto selecta, dinámica y personal.

Son muchos los diseñadores que se han arriesgados por el futuro de la moda masculina y lo han conseguido. Thierry Mugler diseñó un traje de robot metálico, pero no solo la innovación vive de lo biónico; las trencas y chaquetas de Yoon Ahn con bandas reflectantes para Ambush proporcionan una utilidad multiusos que necesitamos mas que nunca. Demna Gvasalia es un gran emprendedor del futuro desde la casa Balenciaga, no solo por las prendas que diseña, sino por abrir la casa española al mercado masculino.

La gran obsesión de los diseñadores en 2019 es el futuro

La moda para hombres desde hace pocos años ha empezado a desarrollarse, ha tomar forma y presencia en el sector. Actualmente la moda masculina se presenta como un lienzo en blanco en el que la moda femenina surge como una fuente de inspiración.