READ IN: English

Antes de que la pandemia de la COVID-19 provocara un gran parón en la industria del lujo, el negocio estaba en auge. En un nuevo informe publicado por Deloitte, se señaló que no sólo las 100 principales marcas de artículos de lujo del mundo obtuvieron ingresos de más de 236.500 millones de euros en 2019, sino que las 10 principales marcas de esos artículos aportaron más de la mitad de esa suma.

LVMH (31.600 millones de euros), Kering (15.000 millones) y Estée Lauder (12.500 millones) lideran el grupo en el primer, segundo y tercer puesto, respectivamente, obteniendo más de un cuarto de los ingresos del año. Richemont, L’Oréal, Chanel, EssilorLuxottica, Chow Tai Fook Jewelry Group Limited, PVH Corp. y The Swatch Group Ltd. completan el top 10, mientras que Prada termina como el 19º.

Muchas de estas empresas siguen siendo de propiedad privada – muchas de ellas de sus familias fundadoras – y más de un tercio son italianas. Sin embargo, Francia es el país de mayor rendimiento en general, contribuyendo con el 28,3% de las ventas totales, la mayor parte de cualquier región.

Sin embargo, el informe de Deloitte solo ha analizado los ingresos reportados de las compañías en 2019, desgraciadamente, se espera que el de este año sea mucho más pesimista.