READ IN: English

Marie-Ève ​​Lecavalier nos ha lanzado el hechizo que necesitábamos en su SS22. En su debut en la Semana de la Moda de Paris, la canadiense pone el foco en lo metafórico de la vida cotidiana y en el lado místico que se esconde detrás de la danza y los ritos ceremoniales.

En su SS22, Lecavalier nos invita a dejarnos llevar y explorar nuestra fuerza interior. Así, cada diseño y tejido está perfectamente elegido para que disfrutemos del mágico viaje que se nos presenta. Los movimientos rítmicos del ganchillo y la manera en la que está confeccionado permiten alcanzar un estado de meditación; así mismo, las transparencias y aberturas nos dan la parte vulnerable que completa el equilibrio de la naturaleza y el yo.

Una parte clave de la colección ha sido la sostenibilidad y el reciclaje. Los estampados vegetales son obra de la artista Marie Les Bains, hechos a mano mediante una técnica ancestral que utiliza flores frescas, aportando romanticismo al icónico estampado en espiral. Las prendas vaqueras sobredimensionadas se confeccionan con denim 100% reciclado, mientras que el cuero se utiliza para una nueva técnica de punto inspirada en el ganchillo vintage, como podemos ver en vestidos y chalecos.

En conjunto con la camisería blanca, Lecavalier SS22 consigue otorgar el misticismo suficiente para atraernos sin llegar a empalagar. La textura y la dimensión juegan un papel importante en la propuesta. En efecto, el cuerpo se desvela y se oculta como parte de un juguetón y sensual escondite. En definitiva, la colección de la marca es el debut justo y necesario que esperábamos en un momento como es el de la PFW.