This content is also available in: English

Lil Miquela (@lilmiquela) es la it girl virtual configurada a través de fotografía y render, códigos de raxet y software actualizado en versión futurista. La insider bot ha creado un género musical, ‘glitchy, auto-tuned pop‘, y defiende los derechos raciales y el colectivo LGTBIQ a morir. Pero esto solo es el inicio de la sinopsis.

Experimentar con la realidad e identidad ya forma parte de la era visual, que centra el foco en el ego y lo superficial. Y eso es precisamente lo que hace Lil, eliminar los límites del mundo físico y virtual para crear una realidad paralela, tecnológica. ¿Lo que no? Seguir el rol de influencer básica, ni los estereotipos / cánones de belleza hipersexualizados.

Miquela es como un SIM del 2018 dirigido por alguien (misterioso) que lo maneja y lo potencia a fuego. De hecho, ante todo, su perfil se eleva al de una artista. El año pasado se convirtió en cantante y lanzó su primer single en Spotify, ‘Not Mine‘: un single pop downtempo o fusión R&B que se hizo viral en agosto del 17’. Precisamente esa es la carrera que quiere que se perciba, difuminando las cualidades superficiales y el quién haya detrás, aunque se especule que sea la artista gráfica Nicole Ruggiero (@nicoleruggiero).

La cantante pop /modelo virtual -con 1 millón de seguidores- tiene 21 años y vive en Los Ángeles. Es la fav de muchas firmas y directores creativos que quieren hacer promo de sus diseños, así como contratarla para asistir a eventos vanguardistas. De esta manera, aparece en Instagram haciendo colabs para Supreme, Chanel, Vetements, Stussy o Acne Studios. ¿Puede estar más in?

Lil Miquela x Prada

Lil Miquela x Prada

La influencer futurista también se exhibe con otros avatares de la misma crew, como ‘Blawko (@blawko22), creado en formato sad boy con estilo urbano / skater. Pero, aparte de compartir todos esos lookazos de raxet, en su perfil deja ver todo un ideal de activismo muy fuerte. Es -así- defensora de los derechos raciales a través de Black Live Matters, y del colectivo LGTBIQ, ya no solo a través de Instagram si no también de Twitter.

Lil Miquela & Blawko

Lil Miquela & Blawko

En su cuenta combina selfies, streetstyle, nudes y memes. Pasea por museos de arte contemporáneo y asiste a manifestaciones anti-racistas. Hace skate. Aparece en portadas de revistas de moda como V Magazine. Se declara fan de Blood Orange y Frank Ocean. Sale de fiesta con artistas y modelos actuales…¿Serán así las it girls del futuro? al fin y al cabo ¿qué mas da que no sea real?, ¿acaso las influencers de Instagram lo son?

Highsnobiety 16 | Lil Miquela

Highsnobiety 16 | Lil Miquela

Y es que, las identidades artísticas ya dejaron de pertenecer a alguien real hace mucho tiempo, con personajes virtuales como Damon Albarn y Jamie Hewlett en ‘Gorillaz’, hackeando nuestra percepción de la realidad. También son una nueva forma de acceder al arte visual / digital, que en los museos se encuentra totalmente delimitado. Porque Miquela es el futuro del arte y de la era post-Instagram. #mustfollow

Periodista & Creativa del equipo de HIGHXTAR. con base en Madrid.

HIGHXTAR. team’s journalist and creative based in Madrid.

>>> NEWSLETTER <<<

Suscríbete a nuestra newsletter y no te pierdas lo último de HIGHXTAR.
-
Subscribe to our newsletter and don't miss the latest from HIGHXTAR.

E-Mail
25%
75%
¿Por qué ya no te gusta lo que compraste ayer?

¿Por qué ya no te gusta lo que compraste ayer?

Desde hace unos años, el tiempo que pasa entre que compro las prendas que tanto deseaba y las destierro al fondo del armario es cada vez más corto.

Todo sobre el nuevo Gosha Rubchinskiy

Todo sobre el nuevo Gosha Rubchinskiy

En el marco de MBFW Tbilisi, Gosha hizo un speech en el que habló -por primera vez- del nuevo Rubckinskiy y de los pasos que van a guiar su presente y futuro.

John Yuyi | El templo del arte digital

John Yuyi | El templo del arte digital

La artista John Yuyi explora la conexión entre el cuerpo y las imágenes; entre lo físico y lo virtual. Ahora la piel es la pantalla o lienzo sobre el que refleja la adicción a las redes.