READ IN: English

La temporada SS23 de Louis Vuitton viene a gran escala. Nicolas Ghesquière ha decidido coger los detalles y ampliarlos exponencialmente, hasta convertir los elementos más subestimados de cualquier look en los auténticos protagonistas del desfile.

El maximalismo comienza con la escenografía. Louis Vuitton ha contado con el artista Philippe Parreno y al diseñador de producción James Chinlund para crear una flor enorme que acoge el desfile.

Ghesquière pone en el centro del universo Louis Vuitton los elementos clave de la historia de la marca, como las cremalleras, los cierres y los candados. Trabajándolos a gran escala, la nueva colección de Louis Vuitton revela un diseño basado en el surrealismo, utilizando estos elementos y creándolos a gran tamaño. Todos estos elementos que en su día a día están subestimados, ahora no solo cierran las prendas, sino que son los auténticos protagonistas de las mismas, creándolas por completo. En muchas piezas, los lazos de gran tamaño dejan su huella en looks que de otra forma serían ignorados.

Continuando con el juego de ilusiones, Ghesquière experimenta con la técnica de “trompe-l’œil”, que se ha convertido en una verdadera tendencia esta temporada.  Todos los looks en su conjunto dotan a toda la colección de efectos ópticos que dejan absolutamente hipnotizado a quien la mire.

Ahora, que parece que la moda está obsesionada con el surrealismo, las utopías y vivir en matrix, Louis Vuitton ha llevado en su SS23 el absurdo a un terreno más sutil, más cómico, y más alegre. Un broche más amable para cerrar la Semana de la Moda Parisina con buen sabor de boca.

Así que, ya estamos listos para dar por terminado el Fashion Month, ¡hasta pronto fashionistas!

Newsletter