READ IN: English

El Museo del Louvre se transformó ayer en otro emblemático museo de la ciudad parisina, el centro de arte y cultura Pompidou, para acoger la nueva colección de Louis Vuitton para la temporada Otoño/ Invierno 2019. Nicholas Ghesquière que regenta el puesto de director creativo de la casa de moda francesa desde 2013, se ha superado diseñando una colección sofisticada y dinámica inspirada en el estilo de los años 80.

Louis Vuitton FW19

La firma de marroquinería de lujo, Louis Vuitton, conquistó ayer la pasarela de la capital francesa con una colección fresca y contemporánea, excelente desde cualquier perspectiva. Un museo dentro de un museo, o más bien, un sueño dentro de un sueño. Una atmósfera de estilo, de trabajo bien hecho y de auténtica calidad.

Ghesquière devolvió a la mujer la esencia del estilo de fiesta de los años 80 sin perder la elegancia y la sofisticación. Los volantes han estado presentes en la mayor parte de la colección del modisto francés.

Siluetas femeninas en ocho, volumen en la parte superior e inferior perfilando la zona media con cinturones con broche cuadrado. Una división notoria no sólo percibida por la estructura sino, también, por la elección de los colores y estampados.

Prendas exteriores de formas cuadradas con mangas voluptuosas de estampados florales y llamativos; por el contrario, faldas de tipo evasé con mucho movimiento, los pantalones de tiro alto fueron de colores más sobrios cediendo todo el protagonismo a la parte superior.

Monos de cuero de tonalidades lisas con el cinturón de hebilla cuadrada, para no perder la linealidad de la colección. Vestidos de lentejuelas, también, de evasé con marcado escote corazón.

Y como toque imprescindible y representativo del estilo ochenteno pendientes XXL de plumas. Nicholas, además, ha traído de vuelta la tendencia de medias tupidas de color negro con zapatos de tipo escolar: zapatos derbide tonos oscuros y dockside de cordones.

Louis Vuttion FW19

Una colección impecable de Nicholas Ghesquière. Su pasado en otras firmas como Balenciaga preceden la profesionalidad del francés.