This post is also available in: English

Laura Pérez ( @laurappz ) | Miguel Becer desplegó en el marco #mbfwm una colección fall-winter 18′ de libre interpretación llena de inspiración oriental, juegos cut-out y reinvención de la tradición en conceptos trash de estética actual. La mujer ManéMané se vestía de futuro.

Madrid Fashion Week se quedó atrapada en los códigos y el universo de ManéMané. Éste, se movía a raíz de parámetros de construcción deconstruída y juegos con prendas y su tradicionalidad, siempre tomando como base la estética grunge de los 90 y el folclore español: las principales referencias que alimentan el proceso creativo de la firma.

Porque Becer es experto en fusionar a la perfección referencias que provienen de lugares antagónicos para que cohesionen y fluyan hacia el infinito. Así, Miguel presentaba una colección otoño-invierno con materiales y aspecto de burguesía pero con alma/ espíritu de 2018. Una mirada al pasado, para convertirlo en el presente más actual.

La casa de la pradera versión post-internet tomaba como inspiración un mundo en el que las tías y las abuelas de Becer se convertían en las principales protagonistas. De ahí que muchas piezas estuviesen confeccionadas con tapicerías, cortinas antiguas bordadas, fundas de sofá o ropa de cama, como las bufandas XXL de lana.

Pero no solo de ahí bebía la colección, las referencias también se fijaban en las insiders/ mujeres estilistas que forman parte del círculo de Becer. Mujeres que viven la moda, se divierten y no tienen miedo a arriesgar; haciéndoles un guiño a través de los bolsos, que simulan ser los que utilizan cada día para ir a trabajar. También, se inspiraba en iconos de la trasgresión que iban desde Diana Vreeland a Frida Kahlo, pasando por David Bowie.

MANÉMANÉ FW18

Si hablamos de ADN en la colección, Becer mantenía algunos códigos permanentes, como los lazos tan característicos de la firma. Pero iba más allá para introducir new concepts: abrigos de piel con animal print, maxicinturones, tartán, estampados florales, vestidos con ondas de color e inspiración asiática con un look muy actual.

La polémica llegó de la mano de las sandalias de cuerda que tanto han gustado y que son muy parecidas a unas creadas por la firma Un Concept (@un__concept) y que han hecho arder las redes sociales.

Infinidad de materiales, estampados, superposición de prendas y asimetrías se movían por una paleta de colores vibrantes -como el blanco- e iban hacia otros mucho más dark. La excentricidad colorista del makeup, las sandalias con calcetín o la superposición improvisada de las prendas acababa de conformar la rave de ensueño que solo Miguel Becer (@miguelbecer) es capaz de hacer realidad.

web: www.manemane.es | instagram: @manemanestudio

33%
33%
33%