READ IN: English

El fabricante japonés de juegos de mesa Beverly acaba de presentar un rompecabezas que pone a prueba la paciencia. Considerado como el puzzle más pequeño del mundo de 2.000 piezas, se llama “Puro Infierno” y se ha hecho famoso porque no contiene ningún dibujo.

Puzzle

Sí, has leído bien. Este rompecabezas de 2.000 piezas no tiene ninguna imagen que ayude a completarlo. En su lugar, el dueño del puzzle debe sentarse e ir mirando cada una de las piezas en blanco, probando cada una hasta que encajen. La caja viene con varias advertencias como, “por favor no compre esto si es un principiante”, “a partir de los 18 años” o “¡el gran rey del infierno ha llegado!”… Qué miedo.

Aquellos que buscan poner a prueba su paciencia en casa podrán hacerlo, pero el rompecabezas comenzará antes de tener el puzzle en casa ya que el producto ha sido retirado. Sin embargo, sigue estando disponible a través de Amazon, revendedores de eBay, servicios de proxy japoneses y el sitio internacional de Rakuten por unos 30 euros.

Puzzle

“Fue un regalo de broma para mi padre. Pensó que era divertido hasta que empezó a hacerlo. Después, ya no lo encontró tan divertido. Lo compraría de nuevo” dice un comprador de Amazon.

Suerte y ánimo.