READ IN: English

Nos hemos sumergido en en la fascinante mente de John Galliano (@jgalliano) mientras exploramos su nueva propuesta artesanal cargada de concepto. La colección Otoño/Invierno 18 de Maison Margiela (@maisonmargiela nos propone la esencia cruda y sin diluir de la maison.

Maison Margiela | Couture AW18

Maison Margiela | Couture AW18

A partir de piezas aparentemente inacabadas, puntadas desnudas y recortes, el raciocinio da paso a la imaginación a través de la cual conectamos con el qué de cada una de las piezas. Las fotografías de Katerina Jebb fueron impresas de forma radiográfica en las prendas que a su vez se superponían entre sí, las faldas funcionaban como tops y todo era enfundado como lo que quería parecer sin respetar el origen de su fin. Un mix dadaísta que nos dejó impresionados.

Al ver los looks, la primera sensación que se apodera de nosotros es la claustrofobia. El juego de capas en el que las medias de nylon, organzas y el neopreno se llevan el protagonismo, crean un mundo dentro de otro mundo muy turbulento. Esa era la intención de Galliano, y sin duda la ha transmitido. “Nómadas y tribus” y, sin duda, un aura extraterrestre que se ha visto varias veces desde que Galliano se ha hecho con la dirección creativa de Margiela; todo se semejaba a “una tribu de otro mundo“.

Inspirado por los becarios y asistentes de la firma (millennials) -conocidos como “generación neodigital“-, que dependen en gran medida de la tecnología, Margiela nos presentó, a través de ganchos industriales en los brazos y los tobillos, una noción irónica y rítmica de “llevarse el mundo encima” de hoy día. Los iPhones lucían en modo vídeo mientras las modelos pisoteaban la pasarela con sus grotescas plataformas de silicona vistiendo chaquetas y abrigos tradicionales de hombre en los que las capas lo eran todo.

Margiela's A/W18 

Una propuesta que parece una oda a su polémica colección Clochard para Christian Dior de la primavera del 2002, en la que Galliano se inspiraba en personas marginadas que “no quieren vivir dentro de los confines de la sociedad” y que se visten por capas con “sus posesiones más preciadas“.