READ IN: English

Como si de un concurso se tratase, el desfile de Moschino AW19 dio comienzo con la popular sintonía de “The Price is Right” – El Precio Justo -, el programa estadounidense de los años 50 en el que los concursantes ganaban dinero por acertar el precio de distintos productos.

Moschino - FW19

Pero esta no es la primera vez que Jeremy Scott, su director creativo, prepara un desfile sobre juegos, ya lo pudimos ver en su colección de otoño/invierno 2001. La diferencia principal ha sido que en esta ocasión se centra en los estampados de billetes de dólar con seis ceros, posiblemente haciendo referencia al consumismo descontrolado de hoy en día. También estuvo presente sobre la pasarela otro tipo de pasta, la de dientes, que Scott convirtió en un bolso, así como un cheque de un millón de dólares, un bote de laca o una plancha de la ropa, entre otros.

La mayoría de la colección está compuesta por vestidos inspirados en las azafatas de los concursos de televisión. Mientras que los vestidos de fiesta estaban adornados con motivos relacionados con el dinero, otros más de noche incorporaban el color dorado o pedrería.

Ni el maquillaje ni las  voluminosas pelucas pasaron desapercibidas durante el show al más puro estilo Vanna White de The Wheel of Fortune (La Ruleta de la Suerte de la época).

Lo que está claro es que cada vez son más los diseñadores que utilizan la nostalgia como herramienta de marketing. Algo que te traslada a un momento del pasado o que incluso te recuerda a alguien es muy eficaz en términos de ventas. Y sin duda, Jeremy Scott lo ha conseguido con esta colección.