This post is also available in: English

Quién no ha soñado vestir las 24 horas del día con el clásico nylon de PRADA. Desde siempre y bajo el Made In Italy pensamos que se fabricaba en los laboratorios de la firma Milanesa, sin embargo parece que estábamos completamente equivocados. A través de una serie de cuatro capítulos – Nylon Farm -, Prada pretende adentramos en el proceso de fabricación de tan codiciado textil.

Prada Nylon Farm

En el primer episodio nos da entender que todo sucede en una fábrica de aspecto totalmente futurista y fría en la que las ovejas de la granja son una especie de cyborg conectado a un sistema digital y de control humano.

Prada Nylon Farm - Ep. 01

Todo gira entorno a la inteligencia artificial, probablemente por eso su nylon es siempre tan impecable, pero esto es Prada y los humanos todavía dominan todas las máquinas. El factor humano que reside en cada pieza se puede perder con el tiempo. Es una serie y no sabemos como evolucionará, el mensaje: “protocolo de nylon, anomalía detectada” nos ha dejado con ganas de más.

El próximo episodio se publicará el 1 de Junio en el canal oficial de la firma. Miuccia no deja de sorprendernos. #mustwatch

HIGHXTAR. is an online blog magazine devoted to the products that make contemporary urban life exciting.

>>> NEWSLETTER <<<

Suscríbete a nuestra newsletter y no te pierdas lo último de HIGHXTAR.
-
Subscribe to our newsletter and don't miss the latest from HIGHXTAR.

E-Mail
Hablamos W/ Motofumi ‘Poggy’ Kogi

Hablamos W/ Motofumi ‘Poggy’ Kogi

Hablamos con Poggy, una de las personas más influyentes en el mundo de la moda y el streetwear japonés. Su carisma y visión lo han llevado a dirigir United Arrows & Sons.

John Yuyi | El templo del arte digital

John Yuyi | El templo del arte digital

La artista John Yuyi explora la conexión entre el cuerpo y las imágenes; entre lo físico y lo virtual. Ahora la piel es la pantalla o lienzo sobre el que refleja la adicción a las redes.

Jon Kemuri SS18 | Now, Good Luck

Jon Kemuri SS18 | Now, Good Luck

Cuando el made in spain hace cosas como la que acaba de presentar Jon Kemuri lo único que nos queda es sentirnos orgullos, muy orgullosos.