READ IN: English

Parece que cada vez son más las marcas se suman a la tendencia de la customización de sus prendas. El objetivo de la iniciativa es seducir de nuevo al consumidor en un periodo en el que las ventas caen y las empresas se debilitan cada vez más.

Uno de los primeros en darse cuenta de este fenómeno fue Coca Cola. En 2011, logró vender más de 550 millones de latas en tan solo 4 meses. Es por ello que los envases con nombres se ha considerado desde entonces su campaña con más éxito.

Dos años más tarde, en 2013, Pepe Jeans y Nike provocaron que esta tendencia diera sus primeros pasos en la personalización masiva al poder escribir el nombre del cliente en ciertos productos. Pepe Jeans cuenta con máquinas de bordar y con láseres de Jeanlogia que le dan un valor añadido a cada compra. Además, otra de las ventajas de la personalización a través del nombre es que evita la devolución de dicha prenda.

Personalización en Zara

Ahora es el turno de Inditex, hace menos de un mes, el grupo del negocio de la moda de mayores dimensiones que se atrevió a probar la personalización. Primero fue la renovación de su logo, ahora la customización de ciertas piezas, dos características visibles en las marcas de diseñador ¿está Zara intentando competir con el lujo?

A partir del 27 de marzo, se implantó en cuatro países (España, Italia, Holanda y Reino Unido) el servicio de customización sin coste añadido. El cliente ya puede grabar la palabra que quiera en cualquiera de los 3 colores disponibles en menos de 3 minutos. Eso sí, para evitar problemas, Zara ha censurado más de mil palabras por considerarlas como ofensivas o malsonantes.

Por otra parte, Mango se sumó a esta iniciativa en verano pero solo en su línea masculina. En la que ya no solo permitía personalizar camisas, polos o americanas sino que también los accesorios.

Sin embargo, no es correcto relacionar la personalización con bordar un nombre. Es innegable que es la manera más sencilla de hacer una prenda única para el consumidor pero la customización estricta implica su completa adaptación al cliente. Eso implicaría prendas confeccionadas a medida e incluso cambios en el propio diseño.

Heron Preston by You

Nike es uno de los pioneros en este sentido. En el año 2000, lanzó Nike ID, una iniciativa que hizo posible customizar tus propias zapatillas. Pero este concepto se había quedado obsoleto, es por eso que cambió de nombre a Nike by You. Un claro ejemplo son las Nike Air Max 720/95 Heron Preston By You, que están disponibles para personalizar hasta el 22 de abril. La plataforma da la oportunidad de diseñar tus sneakers con una cubierta amoldable al pie que se hace en tiempo real con impresoras 3D.

Los avances tecnológicos, de momento, solo permiten realizar pequeños cambios sobre las prendas. Pero todo parece indicar que ante su rápido avance la personalización alcanzará el tallaje antes de lo que esperamos. Esto supondría centros de producción robotizados más pequeños y cercanos al cliente para que puedan hacer frente a cada pedido con rapidez.

H&M talla a medida

El primer gigante low-cost en tener esto en cuenta ha sido H&M. Rencientemente ha anunciado su alianza con la start up berlinesa ZyseMe, con la que ofrecerá un servicio de ropa a medida. Por ahora el proyecto Just Perfect solo se ha puesto en marcha en Alemania y la única prenda disponible es una camisa blanca de hombre de 39.99 euros. A través de una app, el cliente introduce sus datos (altura, peso, medidas y número de zapato) que son recibidos por el proveedor de la empresa en Turquía. Aunque no es mucho por ahora, H&M promete ampliar su oferta de productos en un futuro no muy lejano.

Otra de las firmas que apuestan por la ropa a medida es ZOZO. La marca japonesa te envía a casa un traje tecnológico muy ajustado que toma nota de tus medidas. Una vez que se registran en tu perfil, puedes comprar online prendas en función de tu figura.

Definitivamente, la participación del consumidor en el producto es algo cada vez más indispensable. Estamos seguros de que el futuro tendrá mucho que ver con la personalización, lo que desconocemos es el cuándo sucederá.