READ IN: English

La vicepresidenta y directora general de Nike Norteamérica, Ann Hebert, se ha visto obligada a dimitir tras salir a la luz unas revelaciones sobre un vínculo familiar como reseller de sneakers.

Sede Nike

Ann abandona Nike tras 25 años de recorrido, después de destaparse una información publicada en Bloomerg a principios de la semana pasada. Según el informe, el culpable de toda la trama había sido su hijo Joe Hebert de 19 años. Para inflar su negocio de reventa de zapatillas West Coast Streetwear, utilizó una tarjeta de crédito American Express a nombre de su madre. Compró a través de bots 132.000 dólares en zapas de edición limitada, para posteriormente venderlas y obtener beneficios.

Aunque Joe reconoció su relación con su madre Ann y su posición como VP y GM en Nike; mantuvo que su papel estaba muy alejado de lo que implicaban sus negocios y que nunca se había beneficiado de la relación de su familia con el gigante del sportswear. Nike también trasladó a Bloomberg que Ann ya había revelado toda la información relevante sobre los negocios de su hijo a la compañía en 2018. Honestidad ante todo.

Debido a la renuncia de Ann Hebert, Nike ha publicado el anuncio oficialmente a través de un comunicado de prensa, diciendo que elegirá un nuevo jefx para el mercado norteamericano en breve.