READ IN: English

El silo de Mingsheng, en la rivera este de Shanghai, acogía ayer uno de los desfiles más esperados de la SS20. Prada, Miuccia en concreto, tiene una gran sintonía con China, más aún con Shanghai, con su conexión entre tradición y vanguardia, donde el equilibrio entre lo nuevo y lo viejo es total.

Milán no verá desfiles masculinos de la casa lombarda durante un tiempo, y la elección de China como destino, más allá del amor que le profesa su Directora Creativa, no es una casualidad. El mercado del país más poblado del mundo es un filón, y todo gesto de amor hacia éste, bienvenida sea.

Prada SS20

Más allá del emplazamiento, Prada ha cambiado respecto a las colecciones que hemos visto hasta ahora, pero no del todo. El nylon sigue siendo muy protagonista en las piezas del verano del año que viene, porque Miuccia y el nylon son un matrimonio perfecto. Sin embargo, los pantalones cortos, el año que viene no lo serán tanto. La firma italiana propone una estética más “fresca y optimista”.

La SS20 hace un guiño a la era analógica (con estampados de cassettes, cámaras con carrete…), que de algún modo, está siendo rescatada en plena locura digital con el boom de los ya manidos 35mm y las Polaroids. Además, Prada fusiona estas prendas de puro streetwear y técnicas, con piezas de alta sastrería con la naturalidad del que sabe que es un acierto absoluto. Mic drop.

Nathan Westling x Prada

El neón y el flúor, tan explotados esta temporada, dan paso a pasteles y colores terrosos, más naturales, dando una sensación de paz con cada look que desfilaba por la mastodóntica instalación industrial china. Por si fueran pocos cambios, Prada ha dado un paso en esto de la inclusión poniendo en nómina para la ocasión a Nathan (antes Nathalie) Westling. La que fuera modelo femenina hasta hace bien poco, se declaró transgénero, y renunció a su anterior identidad. Los de Milán han apostado por ser los primeros en darle visibilidad a su nueva identidad y a su nuevo proyecto de vida. Hands up.

Prada SS20

Tradición milanesa y vanguardia shanghaiana, unidos en una colección de raíces y nuevos aires.