READ IN: English

Raf Simons y Miuccia Prada se sumergen en el negro y en la sobriedad para vestir a la businesswoman del futuro de Prada con la colección SS23.

El último desfile ha sido un espectáculo cinematográfico gracias al director de cine Nicolas Winding Refn. «Domestic Voyeurism» comienza fuera del desfile, ya que las invitaciones tenían una temática similar: pequeñas cajas negras con una mirilla que denotaban una vez más algo secreto e ilusorio.

La placa triangular de Prada marca los cuellos de las gabardinas y de los monos grises. La colección apuesta por los tonos grises, negros, rojos y blancos. Las sedas y satenes se adaptan a los cuerpos en semitransparencias. Los vestidos son arquitectónicos y juegan con el sentido de las ilusiones.

Los bolsos de mano de colores brillantes acompañan estos looks, así como pestañas postizas extra gruesas. Los broches florales reaparecen en color marrón, beige, rosa y más. La pasarela de Prada SS23 se cerró con vestidos estampados, seguidos de outfits completamente negros.

Prada diseña una vela que lleva su esencia en el ADN.

Newsletter