READ IN: English

Dolce & Gabbana recurrió a Kim Kardashian para co-diseñar su colección SS23 presentada en el marco de la Semana de la Moda de Milán. Una alianza creativa con la que Stefano Gabanna y Domenico Dolce pretenden resucitar la marca que se desvaneció del imaginario colectivo de la moda por un pasado lleno de escándalos asociados al racismo y la homofobia.

Los directores creativos de la firma italiana quieren así iluminar todo ese pasado lleno de oscuridad que les llevó a la cancelación por parte de la industria. En medio de esa búsqueda del renacimiento, la estrella del reality confirmó que los diseñadores contactaron con ella tras saber que poseía una serie de piezas de archivo que ni siquiera ellos tenían.

UN PASADO LLENO DE ESCÁNDALOS

Al fin y al cabo, teniendo en cuenta que todo lo que toca la familia Kardashian-Jenner se convierte en oro, puede que realmente consigan el efecto esperado con esta asociación activada unos años después de que D&G fuera objeto de críticas por su problemático y racista vídeo de campaña en 2018. Un clip que mostraba a una modelo china no identificada intentando comer alimentos italianos de gran tamaño con palillos. De fondo, una voz en off parecía burlarse de ella con frases como: “¿es demasiado grande para ti?

La publicación de ese contenido suscitó una gran oleada de críticas en internet, sobre todo por parte de la comunidad china que reaccionó contra la marca por su insensibilidad cultural. Esa infinita controversia desembocó en la cancelación colectiva, tras otros episodios polémicos protagonizados por el dúo creativo con comentarios como el de Domenico de que “los niños nacidos de parejas homosexuales mediante tratamiento de fertilidad eran “sintéticos”.

Ahora, en este clip de presentación de “CIAO KIM”, pueden establecerse paralelismos con el anuncio de 2018. En él, Kim aparece comiendo un plato de pasta con un tenedor. Y, a pesar de que sea con tenedor en lugar de con palillos, tanto el tema como el escenario nos recueda a esa misma campaña que les condujo al abismo mediático.

RENOMBRANDO EL LEGADO

La casa de lujo italiana pretende renombrar así su legado y herencia de la mano del clan Kardahian-Jenner. De hecho, su enigmática influencia ya provocó un gran efecto en la boda de Kourtney y Travis Barker, en la que toda la família iba vestida de la marca como si se tratase de una especie de branded-wedding. D&G subió entonces al puesto 15 de las marcas más «hot» del índice Lyst del segundo trimestre del año.

Poniendo el foco en la nueva colección en sí, Kim se puso este vez en el papel de comisaria y/o coleccionista a través de una selección de piezas de archivo de 1987 a 2007 que posteriormente fueron rediseñadas para la pasarela. En cada uno de esos looks se inscribía el año de creación de las prendas, mientras provocaba que su efecto Y2K las hiciese incluso más deseables.

La propuesta evocaba la sensualidad de la “esposa de la mafia italiana” a la par que homenajeaba el propio estilo de K.K, desplegando una serie de piezas conectadas con su estilo como vestidos y tops encorsetados, entre pantalones de cintura baja, esmóquines canadienses, transparencias y cristales bordados que resplandecían junto a la joyería sobre la paleta neutra de colores. Los motivos florales y las rosas clásicas de D&G se obviaban para la ocasión, para beber del estilo felliniano de la película La Dolce Vita (1960), y de toda su elegancia y ostenteción.

Puede que, tras este desfile, Dolce & Gabbana entre en una nueva era en la que se disocie de todo ese pasado controvertido que le llevó a la ruina. Y aún más, si esa resurrección está impulsada por Kim Kardashian como diseñadora y comisaria.

Newsletter