READ IN: English

Etage Projects se complace en anunciar la inauguración de Fluid Crust Surgery, una performance orgánica de Raquel Quevedo. El show de la artista consiste en una instalación en streaming, la exhibición de 100 esculturas y la presentación de su libro.

Fluid Crust Surgery

Raquel Quevedo es una artista multimedia y diseñadora gráfica afincada en Barcelona. Su práctica se desarrolla mezclando la escultura, la instalación, las intervenciones espaciales, el arte digital, la tipografía, la edición y los libros de artista, centrándose en el proceso y los fallos.
Recientemente ha trabajado para Eli Russell Linnetz, Comme Des Garçon, Loewe, Icon Design, CCCB y artistas como Najwa Nimri y Dulceida. Su trabajo ha sido expuesto, entre otros lugares, en L&B Gallery Barcelona (2019), Matadero Madrid (2019), Axel Arigato Gallery London & Göteborg (2018) y Etage Projects Gallery Copenhague (2018).

Su performance consiste en una serie de acciones transformadoras en la instalación, concebida como un paisaje extractivo provocado por la artista y los cambios climáticos.

El proyecto revela la corteza superficial de la vida y pretende cambiarla por medio de la cirugía, utilizando el fluido como fuerza magnética. “El fluido nos hace mutar, nos mantiene unidos y al mismo tiempo nos separa en un movimiento circular” dice Quevedo. Se trabaja con los conceptos de orgánico, sentido del tiempo, permeabilidad y movimiento; reflejando la mutabilidad de la existencia. Como un chamán que puede habitar otros cuerpos y permitirnos vivir circunstancialmente en cuerpos diferentes; la materia es aquí el objeto de intersección entre el espacio informático (tecnologías digitales), los sistemas culturales (lenguaje visual y ciencia) y el multiespacio identitario.

La materia se presenta como una construcción natural, una fuente de energía y una imagen virtual: un renderizado de un renderizado. Se construye extrayendo datos de la obra de sus dimensiones físicas y virtuales. Junto con otros datos generados por las tecnologías digitales, el lenguaje visual y la ciencia, la materia genera más materia en diferentes contextos de tiempo y espacio que el original.

Este proyecto utiliza la materia como una relación simbiótica entre el hombre y el objeto. Lejos de evitar la práctica capitalista de la extracción, se utiliza hasta sus máximas consecuencias, estirando la materia en sus múltiples formas, ideas, imágenes y renders; una lógica de extracción hasta convertir la materia en datos para convertirla en nueva materia. En consecuencia, este proyecto pretende ser una biblioteca de símbolos, muestras y figuras; “una célula que se convierte en una superestructura, un bucle de círculos concéntricos deformados”.

Propone un itinerario tentacular a través de paisajes extractivos; a través de este escenario donde se produce esta generación de materia-datos, crea una red, una malla de deformación, un nuevo relieve, a través del cual observamos y experimentamos la materia y su naturaleza. Estos paisajes extractivos son escenarios híbridos, donde las obras hablan de crecimiento y fragilidad, de anclaje y flexibilidad de la relación objeto-naturaleza/cultura-humano. En un contexto más amplio, trabajan con metáforas del desarrollo y la construcción físico-virtual del ser.

En este sentido, vivir en este escenario es lo que permite otra red cibernética, una simulación de laboratorio, un entorno especulativo, que conecta conceptos de material, organismos, ciencia de la naturaleza, ecosistemas, paisajes, territorios, energía, subsistencia, extracción, datos y activos.

Esta conexión permite nuevas narrativas a la luz de la interpelación, que es humana, objetiva y natural en el contexto social y cultural actual.

La performance orgánica ‘Fluid Crust Surgery’ de Raquel Quevedo será retransmitida en el siguiente enlace a partir del 12 de mayo.