READ IN: English

Según las estadísticas publicadas por “España de Noche” — la patronal de las discotecas españolas — el 25% de los locales de ocio nocturno ya han cerrado. Sin embargo, el dato verdaderamente preocupante es que el 70% restante lo hará antes de fin de año si la situación no cambia. Ente estos datos se encuentran Razzmatazz y la sala Apolo.

De acuerdo con esas estadísticas, tan solo el 5% de las discotecas sobrevivirían a la COVID-19. Dos salas más emblemáticas de Barcelona, Apolo y Razzmatazz, coinciden en la crítica situación en la que se encuentran. A través del programa Via Lliure de RAC1, Lluís Torrents, gerente de Razzmatazz y presidente de ASACC (Asociación de Salas de Conciertos de Cataluña), dijo que la mayoría de las salas de la región no pasarían del mes de diciembre.

En el caso de Razzmatazz, admite que tienen un poco más de margen y que pueden esperar hasta primavera. “Será entonces cuando tendremos que tomar la decisión de si vale la pena endeudarnos, porque si tenemos que cerrar después tendremos una deuda mucho más grande”.

Por su parte, Alberto Guijarro, director de la Sala Apolo de Barcelona ha dicho que “la situación es muy, muy, muy dramática. Nunca antes habíamos vivido algo así sin poder abrir y continuar pagando y endeudados. Lo que más duele es que no vemos la luz de cuando podremos hacerlo y eso crea mucha incertidumbre e inseguridad”, que además admite tener margen hasta finales de enero o febrero.