READ IN: English

Si ponemos el foco en la simbología de la moda a lo largo del tiempo, quizás el Orbe de Vivienne Westwood haya sido una de las grandes reliquias divinas cristalizadas en la biblia de la moda. Hablemos de cómo la dama del punk lo convirtió en un eterno símbolo contracultural.

El icónico logo creado por la diseñadora británica alteró todos los códigos asociados a las perlas y a su elegancia clásica vinculada a la esfera aristocrática, para enfundarlas en un una especie de alegoría antisistémica. Las gargantillas de perlas Bas Relief de Westwood serían el epítome de la subversión desde que irrumpiese en la moda a principios de los 70, destilando influencias anárquicas en prendas salvajes que trascienden en el tiempo por su iconografía.

Sus collares se convirtieron en los productos de entrada al mundo de Vivienne, como insignias de orgullo que han llevado todas las generaciones. Hablemos de la génesis de esta joya revolucionaria y disidente.

LA HISTORIA DETRÁS DE “THE ORB”

Caían los años ochenta cuando Westwood cerró para siempre su icónica tienda World’s End, mientras vivía en Italia y trabajaba para la marca Fiorucci. Un episodio clave para su carrera, pues fue cuando diseñó su logotipo, The Orb: un símbolo que cambiaría el trascurso de su vida, y de la moda.

En ese momento, la emperatriz del punk y del activismo climático, estaba diseñando un jersey en el que había colocado una serie de apliques e insignias asociadas a la aristocracia británica como los grifos, el cardo para Escocia o el trébol de Irlanda, así como la corona y el famoso orbe crucífero que desde la coronación del rey Carlos II en 1661 forma parte de la estética real, identificando a los reyes y reinas de Gran Bretaña como defensores de la fe.

Vivienne no se limitó a respetar toda esa iconografía, si no que la alteró a través de su visión disruptiva y futurista, añadiendo un anillo alrededor del globo, como si se tratase de Saturno. Ese logotipo generaría un profundo efecto en Carlo D’Amario, quien expresó que resumía el doble alma de la moda de Dame Viv, fusionando el pasado, presente y futuro en una joya eterna.

EL RENACER DEL ORBE

Su diseño original de la gargantilla de perlas en tres filas de su colección Portrait (1990) se convertiría en un icono y emblema para la moda, codiciada por todas las generaciones, pero sobre todo por la Z. Una que revivió su deseo en Tiktok, y la posicionó de nuevo en la vitrina del hype global. Incluso se ha llegado a hablar del “collar de TikTok”, como nuevo objeto viral impulsado por iconos de la escena como Dua Lipa, quien acudió a los Brit Awards 2021 embellecida con un total look vintage y un collar de perlas de varias ristras. Por no hablar de Kylie Jenner o Bella Hadid, que han lucido el collar en infinidad de versiones.

La obsesión por esta joya esculpida con perlas y cristales también ha sido evocada por Nana, el manga japonés creado por Ai Yazawa, que se inspira en el universo de la moda Westwood para el vestuario de sus personajes. Pero sobre todo se ensalza entre la juventud, que adorna sus cuellos con la gargantilla Mini Bas Relief, y se conecta con ese espíritu de rebeldía y activismo que cristalizaría para siempre en la moda la gran dama del punk, Vivienne Westwood.

Newsletter