READ IN: English

In-N-Out Burger ha decidido abrir un nuevo local en los Estados Unidos. Sin embargo, no ha sido en un lugar cualquiera sino en la primera ubicación de la cadena en Colorado. El recibimiento fue grandioso.

El viernes pasado, durante la gran inauguración del local de Aurora, en Colorado, la gente llegó a esperar durante más de 13 horas para conseguir realizar su pedido.

Cumpliendo con la normativa de la COVID-19, la cola se formó a través del drive-thru. La conmoción fue tan grande que el departamento de policía de Aurora tuvo que intervenir e incluso pedir que fuesen a comer a otros restaurantes.

Os preguntaréis por qué no abren en todas partes como han hecho sus competidores — McDonals, Burger King o KFC . La respuesta es clara: la compañía se niega a vender hamburguesas congeladas para asegurar que los clientes sólo coman carne de la más alta calidad.

In-N-Out sólo abre locales que estén, como mucho, a 450km de distancia de su centro de distribución.