READ IN: English

Después de una temporada sin la presencia de Vetements en la PFW, la marca ha vuelto por todo lo alto para su FW21/22. Con una serie de 165 looks, ésta se convierte en la mayor colección de la marca hasta la fecha. Bajo el lema “Fuck the past”, la casa originaria de Demna Gvesalia presenta al ser humano moderno.

Sea como sea, Vetements(@vetements_official) siempre consigue captar la atención de todos los mortales. Con su habitual forma antiprotocolaria, el impacto y el mensaje revolucionario están asegurados, de principio a fin. A medio camino entre el lujo y el streetwear, el cielo y el infierno, ahí es donde se sitúa todo el imaginario de la colección, manteniendo siempre la esencia de la marca.

Lo primero que nos viene a la mente tras echar un primer vistazo a la colección es la referencia a la película Matrix y la escena rave, algo, por otra parte, muy presente en todo el mundo Vetements.  Abrigos largos con hombros pronunciados, cuellos altos ajustados y prendas que hacen un guiño a deportes como el motocross, incluso el fútbol. Los chándales oversize se mezclan con vestidos largos que parecen sotanas y otros vestidos lenceros, con un toque chic, estampados de pitón… De repente, vemos camisetas en las que se puede leer “piensa mientras sea legal”, “mainstream“, símbolos anarquistas y de prohibición, y tipografía gótica.  Un espectáculo para la vista, sin renegar de lo de siempre: botas estilo calcetín, gafas futuristas y ese lado oscuro que esconden todos sus diseños.

Despedirse del pasado, y hacerlo de una manera disruptiva y tan abrumadora como sorprendente, es una buena manera de volver a la PFW, al menos para Vetements.