READ IN: English

Cuando pensábamos que estaba todo visto en este fashion month, Alexander McQueen nos ha hecho viajar de nuevo a Londres para presentar su SS23. Inspirándose en la obra de El Bosco, Sarah Burton vuelve a resucitar a McQueen de forma magistral con una propuesta onírica y elegante.

El show nos ha transportado al ya conocido invernadero gigante en forma de burbuja, instalado en el Old Royal Naval College, al lado del Támesis. Hace un año, la marca infló exactamente la misma burbuja en lo alto de un estacionamiento de 10 pisos en el Muelle del Tabaco para su desfile SS22.

Un espectacular escenario donde, mientras el sol caía, las modelos han desfilado con pantalones de tiro bajo, blazers armadas y piezas ceñidas al cuerpo. Los volúmenes y la sastrería se han trabajado con mucha precisión, con cortes disruptivos y ajustes en ciertas zonas para celebrar el cuerpo femenino.

La colección ha estado marcada por dos elementos: el ojo como símbolo de conciencia, y las intrigantes pinturas de El Bosco. El ojo aparece como segunda piel, bordado, estampado o en lentejuelas y cristales. Estas piezas con el motivo del ojo han entrado en diálogo con las pinturas renacentistas de El Bosco. Evocadas de manera impresionante a través de vestidos y corsetería, el resultado es oscuro y bello a partes iguales.

La colección SS23 de Alexander McQueen es el perfecto ejemplo de cómo se puede interpretar la sastrería y crear algo intrigante y bello. Sarah Burton ha conseguido hacer un guiño al difunto diseñador intrínsecamente llamativo en forma y contenido.

Para más detalles de la colección, haz click aquí.

Newsletter