READ IN: English

Andreas Kronthaler, el esposo de Vivienne Westwood ensalza una nueva feminidad en su SS22, haciendo a la marca británica más cercana a la nueva generación amante de la moda.

Todos conocemos a Vivienne Westwood por su estética subersiva. Entre el punk y la new wave, sus corsets icónicos han conquistado a todos. Sin embargo, para esta colección SS22, la diseñadora ha descansado. Como una asistente más, Vivienne ha protagonizado el front row de su propio desfile, que tuvo lugar exactamente en el «Garage Amelot» de Le Marais.

Su marido, encabezando la dirección creativa, ha sabido construir el imaginario Westwood adecuadamente en base a los pilares fundamentales de la firma, desplegando una colección que exuda frescura y una energía diferente. Como si fuese un nuevo comienzo para la marca, Andreas Kronthaler apuesta por una colección unisex y sostenible. En ella, los drapeados y las formas imposibles no son un obstáculo sino un espectáculo para los ojos.

Telas recuperadas de excedentes de stock dan forma a siluetas innovadoras, al tiempo que el algodón orgánico se apropia de varias piezas de la colección. Botas que se convierten en pantalones de tirantes, looks de novia en blanco y negro imposibles y un vestido de corsé blanco asimétrico superpuesto con tul negro con las estrellas del desfile.

Cuando miramos por primera vez, la colección puede resultar errónea e inconexa; pero solo hacen falta unos minutos más para darnos cuenta de que la SS22 de Vivienne Westwood por Andreas Kronthaler no es más que la representación de todos los gustos en una sola colección. Sin dejar fuera a nadie.