READ IN: English

El artista ruso Andrei Molodkin ha creado una réplica de la copa del Mundial con petróleo traído desde Qatar para denunciar la corrupción tras la elección del país árabe como sede del Mundial de Fútbol 2022.

La obra, titulada ‘La copa más sucia’, es una reproducción exacta del trofeo diseñado en 1971 por el escultor italiano Silvio Gazzaniga, fabricada con petróleo catarí en vez de oro.

«La Copa del Mundo es icono de una victoria vacía. Porque la única victoria que entienden las petrocracias es la de la sangre y el petróleo» denuncia Molodkin.

El artista acepto el retro propuesto de crear una bora de arte que denunciase el secuestro del Mundial por parte de los poderes del petróleo a través del soborno de sus dirigentes, según reveló el FBI en 2015 durante una investigación que se saldó con la detención de la mayor parte de los 24 ejecutivos de la FIFA que eligieron a Rusia y a Qatar en 2010 para los Mundiales de 2018 y 2022. La investigación, liderada por la Fiscal General de EEUU Loretta Lynch, detalló que el pago de sobornos fue de 150 millones de dólares (145 millones de euros). Y ese es el precio simbólico que Molodkin ha puesto en a su nueva obra y el importe al que saldrá a la venta en la plataforma de arte online Apolitical.

Molodkin es reconocido por sus críticas contra el capitalismo a través de instalaciones conceptuales de técnica mixta y el uso de petróleo en sus obras.

«Creo que la FIFA ha sido, durante años, una organización oficial mafiosa y criminal que utiliza el fútbol como herramienta para limpiar su corrupción. Todos los iconos y símbolos han sido creados como instrumentos para manipular a la gente» asegura el artista.

Newsletter