READ IN: English

Este mes Apple ha lanzado «As Told By Us», una colección de imágenes sacadas con iPhone para presentar el trabajo de un prestigioso grupo de creativos que han querido capturar el pasado, presente y futuro de emplazamientos icónicos para la comunidad LGBTQ+ alrededor del mundo, entre los que se encuentra la madrileña Plaza de Chueca. La primera en participar en este proyecto ha sido la fotógrafa Lydia Metral que nos cuenta la experiencia de cómo ha sido shootear con un iPhone. 

La campaña cuenta con fotógrafos de todo el mundo que han querido sumarse, entre los que se encuentran la española-francesa Lydia Metral, Evan Benally Atwood, Ryan McGinley, Collier Schorr, Caia Ramalho, y el dúo creativo Meinke Klein. Lydia Metral se define a sí misma como “una fotógrafa queer”. Nacida en 1986 en Grenoble (Francia) y graduada en EINA (Centre Universitari de Disseny i Art de Barcelona) en fotografía y diseño editorial, trabaja actualmente entre París y Barcelona para cabeceras internacionales.

Además de la Plaza de Chueca entre las ubicaciones seleccionadas podemos encontrar otras referencias de vital significado para la comunidad como Window Rock, (capital de la reserva de la Nación Navajo en Arizona y sede del Orgullo Diné); la Plaza Harvey Milk, que lleva el nombre de Harvey Milk (uno de los primeros activistas); la Avenida Paulista en Brasil (sede del mayor Desfile del Orgullo del mundo, que batió el récord Guinness de asistencia en 2006 y 2009) y el Homomonumento en Ámsterdam.

Hablamos w/ la fotó[email protected] Lydia Metral

Highxtar (H) – ¿Puedes contarnos un poco sobre cómo has abordado el proceso creativo de la campaña?

Lydia Metral (L) – Abordé el proyecto del mismo modo que mis trabajos personales. Mi idea era mostrar diferentes personas queer en la Plaza de Chueca de Madrid. Para mí era importante representar la diversidad de esta comunidad, así que me aseguré de incluir una variedad de personas del colectivo. Considero que es fundamental dar voz a toda la comunidad y tratar de ser lo más inclusivo posible retratando perfiles reales y diferentes. Por eso me esforcé mucho en la selección de los protagonistas. Después, pensé en un espacio concreto para cada uno de ellos y traté de ser lo más espontánea y natural posible, involucrándoles en el proceso creativo para que se sintieran cómodos. Quería representarlos tal y como son, por lo que tenían total libertad para elegir su estilismo, peinado y maquillaje. Necesitaba que sintieran lo importante que era el papel que desempeñaban en este proyecto.

(H) – ¿Cuál fue el reto que encontraste en este proyecto?

(L) – La verdad es que el plazo era ajustado así que fue todo un reto encontrar a los protagonistas, pero disfruté mucho con el proceso. Tengo que decir que estoy muy contenta con todos los seleccionados, realmente representan a la comunidad y fueron muy generosos y espontáneos, lo que realmente me ayudó. Sinceramente ¡no podría haber encontrado mejores perfiles! Y mi compañero y realizador de video es la mejor persona del mundo, enseguida establecimos una relación de confianza, lo que me ayudó a relajarme y a disfrutar aún más. Ha sido una experiencia muy bonita.

Las sesiones en sí también supusieron un reto. Chueca es una zona muy concurrida y animada y nos encontrábamos en plenas fiestas de San Isidro. Yo estoy acostumbrada a trabajar en sitios tranquilos, sobre todo trabajo con modelos desde casa, así que el proyecto suponía enfrentarme a algo distinto, y eso me ponía nerviosa. Así que empezábamos por la mañana pero a esa hora teníamos que lidiar con todos los coches y camiones de reparto y luego esperar a la puesta de sol para tener una mejor luz. Obviamente, a esta hora del día hay mucho tráfico, así que es bastante complicado hacer fotos, te interrumpen muchas veces. ¡Pero lo conseguimos! Conseguimos encontrar rincones más despejados y descubrir lugares muy interesantes visualmente.

(H) – ¿Cuál es tu conexión con la Plaza de Chueca?

(L) – En 2008 conocí a una chica española mientras estudiaba en Inglaterra y nos hicimos muy buenas amigas. Luego ella se mudó a Madrid, a un barrio cercano a Chueca. Pasábamos mucho tiempo allí, saliendo por la noche a bares y discotecas, conocíamos a mucha gente. Íbamos mucho a una mítica que está justo al lado de la Plaza de Chueca, nos sentíamos muy cómodas y seguras ¡y fue toda una sorpresa ver que el club sigue en pie después de todos estos años! Madrid es un lugar donde conoces a mucha gente amable, hay una energía increíble. Disfruté mucho de esta época de mi vida y me sentí muy conectada con la zona, así que fue muy emotivo volver a este lugar después de tantos años para crear un proyecto sobre la comunidad queer.

(H) – ¿Qué representa Chueca para Madrid?

(L) – Chueca es el lugar donde históricamente la gente queer se reunía sin temer por su vida. En los años 80 era un barrio en decadencia y gente del colectivo se mudó allí porque era un sitio céntrico donde podían estar juntos sin temer represiones ya que nadie se atrevía a adentrarse. Entonces empezaron a crear su comunidad y se hicieron con el control de la zona, abriendo locales nocturnos, bares y tiendas donde podían ser ellos mismos y esconderse de los ataques homófobos. El poder de la comunidad es sentirse seguro, respetado y comprendido. Después se hizo más y más popular y empezó a ser conocida como un lugar de referencia en la ciudad con un ambiente muy animado.

(H) – ¿Cómo ha impulsado la Plaza de Chueca el movimiento del Orgullo en Madrid?

(L) – La zona de Chueca es el punto de partida y cierre del desfile del Orgullo que se celebra cada año en la capital. El movimiento del Orgullo ha crecido drásticamente, muchos jóvenes de la comunidad se reúnen en la calle, pasan el rato y pueden ser ellos mismos. El colectivo ha sido muy influyente y ha convertido a Madrid en una de las ciudades queer más emblemáticas del mundo. Además este movimiento se ha ido expandiendo al resto del país y hoy España es uno de los países más progresistas en cuanto a derechos de los homosexuales.

(H) – ¿Qué esperas ver en el futuro para la comunidad LGBTQ+?

(L) – Mi verdadera esperanza para la comunidad es la seguridad. Quiero que la comunidad LGBTQ+ pueda vivir su vida sin avergonzarse o sentirse amenazada. Desgraciadamente, todavía hay muchos ataques a miembros de la comunidad y espero de verdad que finalmente seamos aceptados en todo el mundo. La comunidad queer es tan brillante, creativa, imaginativa e inteligente que aportará muchas cosas buenas al mundo. Quiero que la gente se pregunte por qué tienen un problema con nosotros ¿qué hacemos para que nos odien? Sólo queremos vivir una vida feliz y cumplir nuestros sueños como todo el mundo. Quiero una mejor salud mental para la futura comunidad LGBTQ+.

(H) – ¿Cómo honra esta obra el pasado, el presente y el futuro del Orgullo?

(L) – Esta obra es un homenaje a un lugar muy simbólico, que ha ayudado a nuestra comunidad a conseguir cada vez más derechos y a ser reconocidos como seres humanos. Es importante recordar a todos aquellos que nos han ayudado a ser unos privilegiados, que han luchado por nuestros derechos. Con esta obra quiero dar las gracias especialmente a todos ellos. También es un homenaje a nuestra comunidad actual, para decirles que no están solos, que estamos todos juntos, en todas partes y unidos para mostrarle al mundo lo poderosos que somos. Quiero que la generación actual se sienta orgullosa de lo que es y no dude en buscar ayuda si se siente amenazada. Espero que este trabajo inspire a la siguiente generación. Lo que hacemos ahora, lo que se ha hecho en el pasado, ayudará sin duda a la generación futura a ser más fuerte. Es importante recordar, experimentar y dar esperanza.

Newsletter