READ IN: English

Situado en pleno corazón de Manhattan, justo en frente de Central Park, se encuentra el rascacielos más delgado del mundo diseñado por SHoP Architects. 

Se trata de una edificación de dos estructuras adyacentes que unen el Steinway Hall y una nueva torre de 435 metros de altura cuyo interior ha sido diseñado por Studio Sofield. Un total de 91 plantas que redefine el skyline de Nueva York con su elegante silueta en forma de pluma y una relación altura-anchura de 24:1.

El edificio original lo construyó la empresa de diseño Warren & Wetmore en el año 1925 y, cien años más tarde, se ha reimaginado a través de viviendas luminosas y espacios de ocio. Manteniendo el espíritu original se restauró la fachada de piedra caliza que mantiene las formas icónicas de la época dorada de los rascacielos en la Gran Manzana. Asimismo, los paneles de cristal revisten toda la estructura con filigranas en bronce.

Por dentro se encuentran un total de 60 viviendas habitables, entre ellas 46 de planta completa y un dúplex en la torre; una amplia terraza con jardín; una versión modernizada del King Cole Bar; una piscina de 26 metros; una pista de pádel y numerosos servicios internos.

«El 111 West 57th es un rascacielos diseñado para el futuro y, al mismo tiempo, históricamente arraigado en la ciudad de Nueva York por la temporalidad de sus refinados detalles y su robusta forma» asegura Dana Getman, directora de SHoP Architects.

Newsletter