READ IN: English

La semana pasada volvió a Plasencia el «Invasion Street Art Festival» con su tercera edición. El festival de arte urbano comisariado por el artista Misterpiro, de origen placentero, sumó en esta edición cuatro nuevos murales. De esta forma, consiguió acercarse al objetivo de crear una ruta o itinerario de arte urbano en la ciudad cacereña.

Misterpiro puso en marcha este proyecto en el año 2018 con la ayuda del Ayuntamiento de Plasencia. El festival nació con la intención de poner la ciudad en el mapa del arte urbano, convirtiéndose en un soporte para que artistas urbanos pudiesen seguir desarrollando su trabajo. Además, es una oferta cultural gratuita para los vecinos, acercando el arte a su gente y aportando un valor añadido para visitar la zona.

Los artistas Nano4814, Iñigo Sesma, Sabek y Marta Lapeña formaron parte de esta tercera edición del «Invasion Street Art Festival». Todos ellos son referentes del arte urbano a nivel internacional y cuentan con murales repartido por todo el mundo.

Nano4814 presentó un muro existencialista compuesto por una figura contorsionada que observa sus propios miedos, sosteniendo el equilibrio con su propia nariz y enfrentándose a su ego. Un reflejo de la realidad que nos atormenta, pues el personaje somos todos y representa los miedos o temas universales que nos preocupan.

Sesma compuso su moral a través del montaje de varias fotografías tomadas por él mismo. De esta forma, consiguió construir una nueva imagen concreta que evoca un diálogo entre lo cotidiano y el entorno urbano.

Sabek presentó en su muro una serpiente como animal totémico, rodeada de aves propias del entorno natural extremeño. Los animales interactúan entre ellos ofreciendo una sensación de respeto mutuo y sugiriendo una reflexión acerca de cómo nos relacionamos con nuestro alrededor.

Marta Lapeña recreó una escena cotidiana que sugiere calma y sosiego, en contraposición con el mundo actual, lleno de sobreinformación y estímulos visuales. Muta así los niveles de realidad a los que estamos constantemente sometidos y convierte la pintura en el medio para evocar su propia realidad.

En total, Plasencia suma ya un recorrido de más de diez murales, del que también forman parte artistas como Spok, Helen Bur, Gville o el propio Misterpiro.