READ IN: English

Oliver Rousteing explora el arte de la provocación en esta nueva historia en la que reinventa el archivo masculino de Balmain recurriendo a lo que denomina como la estética “Kurt Cobain-Meets-Marie-Antoinette”.

Balmain Pre-Fall 2021 abre una nueva era para la firma francesa distorsionando la estética aristocrática, latente en la moda actual, a través de una serie de referencias grunge. «Al concluir mi primera década en Balmain, se habla mucho de pasar páginas, cerrar capítulos y abrir nuevos libros», expresa el director creativo en una nota de prensa.

A la hora de tejer la colección, Rousteig se inspira en una de las experiencias vitales que le cambió la vida: un grave accidente en el que sufrió quemaduras y otras dolencias. Así, los cortes y adornos se fusionan con giros desgastados, remandados e irregulares de las prendas, subvirtiendo los tropos tradicionales de la alta costura a raíz de un ejercicio anárquico.

KURT COBAIN-MEETS-MARIE-ANTONIETTE

El rock y el grunge se inyectan así en la alta costura, mezclando ese efecto desgastado de las tiendas vintage y el DIY con una serie de códigos barrocos para crear un nuevo lenguaje de libertad.

En ese imaginario ecléctico, encontramos desde blazers de pata de gallo con hombros exagerados hasta mangas alargadas o bolsos decorados con gráficas de la contracultura. Los jerséis oversize y off-shoulder se cubren con adornos de perlas, mientras los códigos moteros-rockeros de Balmain se erigen con el uso de la piel sintética y el cuero. Siguiendo esa misma referencia visual, destaca la colaboración con Fox Racing, que expone botas de motorista, cascos o guantes de motocross en colores vibrantes.

Oliver acaba de bañar la propuesta de opulencia a través de enormes abrigos de piel o trajes de terciopelo con los que cierra uno de los capítulos sartoriales más importantes de su trayectoria para la casa Balmain.