READ IN: English

Blumarine aprovecha el resurgimiento de la estética de los 2000 para su temporada SS22 dando un golpe en la mesa. Con una colección tan retro como sexy, Nicola Brugnoli reimagina a la nueva it-girl de Blumarine con el encanto estético del Y2K.

Es de sobra conocido que Blumarine es fiel seguidora de la estética Y2K, pero la marca ha aprovechado el regreso a la pasarela en vivo para aseverar aún más si cabe su amor hacia la locura kitsch de principio de siglo.

«Sensualidad, feminidad. Espíritu libre. La seducción es lúdica y divertida, un poco irreverente y descarada. Seductora. Pícara. Un mashup divertido y creativo, sin reglas. Espontáneo, casi ingenuo. Para lucirse, jugar y seducir.
Es la temporada de un nuevo romanticismo: moderno, sensual, travieso. Sensualidad, feminidad. Espíritu libre». Así describe la marca la nueva colección, «muy Blumarine».

Y es que a la nueva It-Girl de Blumarine no le falta de nada. Cinturones gruesos, minifaldas, denim y mariposas visten a la nueva chica Blumarine sin dejar al lado la sutileza que vemos en telas translúcidas y fluidas, también presentes en la colección.

Olvídate de eso de que la estética de los 2000 está muy manida, porque la nueva sensación de Blumarine SS22 apunta contagiosa….