READ IN: English

La sociedad actual es partidaria de la moda rápida, cuando una prenda sale de una tienda ya ha perdido un alto porcentaje de su valor. El gigante de la moda española, Zara, cada semana, en su página web podemos encontrar una gran cantidad de novedades. Este tipo de estrategia comercial ha aumentado considerablemente las ventas y por tanto, los beneficios, pero también supone una suma de deshechos textiles que plantean un problema para el sector y el medio ambiente.

Burnberry

La firma inglesa Burberry saltó a los periódicos por su política de quemar las prendas que no conseguía vender, las redes sociales se revolucionaron y crearon el hashtag #Burnberry, tras la polémica la marca decidió acabar con esta práctica el pasado septiembre. De manera paralela, la televisión pública sueca informó de que una central eléctrica cercana a Estocolmo consideró usar como combustible productos renovables y reciclados, entre ellos se incluían madera desechada, basura y varias toneladas de ropa descartada por H&M, una pequeña parte para soportar el suministro de energía de lo hogares suecos.

Por todo ello, se esboza una disyuntiva de sí quemar la ropa a la que ya no damos uso podría suponer una alternativa al precario destino que espera a la ropa, aunque, por otro lado, el caso del impacto medioambiental es más que importante para tenerlo en cuenta.

Otro método para reducir la cantidad de prendas desechadas sería un sistema de reventa en el que el cliente de moda envía las prendas que ya no quiere por un crédito para gastar en la misma superficie, en este proyecto ya están inmersos la firma de Stella McCartney y la tienda TheRealReal. “Lo que yo no quiero, quizás lo quieras tú”. Una filosofía muy actual de las tiendas de segunda mano que tanto éxito están cosechando en estos últimos años.

Pero no solo la huella de la moda en el planeta se mide por la quema o no de los productos, los gases de las fábricas textiles también suponen un fallo, por lo que las nuevas tecnologías están ayudando de una manera considerable a solucionar un problema que al fin y al cabo es de todos.

Buscar la manera de alcanzar una moda sostenible y concienciada por salvaguardar el planeta está cada vez más presente en las grandes empresas del sector.

Si quieres saber ¿por qué no te gusta lo que compraste ayer? lee este artículo.